Reseña: Blood+

Blood

Sinopsis

Bajo el cuidado de su familia adoptiva, Saya Otonashi ha estado viviendo como una persona amnésica, pero fuera de eso como una adolescente ordinaria. La vida feliz y pacífica de Saya se ve afectada para siempre cuando es atacada por un quiróptero, un monstruo hematófago con apariencia de murciélago gigante que se alimenta de sangre humana y Saya es la única persona capaz de derrotarlos.

Detalles

  • Director: Junichi Fujisaku
  • Estudio: Production I.G
  • Demografía: Shōnen
  • Género: Drama, Romance, Sobrenatural, Suspenso.
  • Tipo: Serie
  • Episodios: 50
  • Año: 2008 – 2009

Antecedentes

Blood+ está inspirado en la película “Blood: The last vampire“, estrenada el 2000. La historia se sitúa unos meses antes del comienzo de la Guerra de Vietnam y narra las peripecias de Saya, quien tiene la misión de infiltrarse en la base Yokota, en Japón, para eliminar quirópteros (vampiros).

El anime podría considerarse una ‘secuela’, puesto que las bases lineales de la trama son similares. Sin embargo, es parte del multiverso “Blood”. A raíz de la película, se publicaron tres mangas: Blood+, Blood+ Adagio (en Shōnen Ace) y Blood+ Yakōjōshi (en Ciel), dos novelas ligera: Blood+ y Blood+ Russian Rose, tres videojuegos: Blood+: Sōyoku no Battle Rondo, Blood+: One Night Kiss y Blood+: Final Piece, y dos producciones animadas: Blood+ y Blood-C, que no tienen relación entre sí.

Previa a su participación en la franquicia de Blood+ en las que trabajó en el screenplay, Junichi Fujisaku se encargó del guión de los animes Ghost in the Shell: Stand Alone ComplexOtogizoushi, y las películas Tsubasa Chronicle: Tori Kago no Kuni no Himegimi y xxxHOLiC Movie: Manatsu no Yoru no Yume, así como de la historia de los mangas Blood-C: Izayoi KitanThe Innocent.

Production I.G, por su parte, estuvo a cargo de pesos pesados como Haikyuu!!, Shingeki no Kyojin, Kuroko no Basket, Psycho-Pass,  Kimi ni Todoke, Higashi no Eden y las películas Ghost in the ShellNeon Genesis Evangelion: The End of Evangelion. (Mucho de lo que a mí más me gusta).

Preámbulo

Blood+ es el anime que inició mi inmersión definitiva en un mundo que prácticamente desconocía. Lo vi por primera vez, allá por el 2009, a instancias de una prima años mayor que yo. Todo el concepto le fascinó y me lo recomendó, confiando en que también me gustaría. Y no se equivocó.

En aquellos tiempos, Animax todavía circulaba en Latinoamérica y todo su contenido estaba doblado al castellano (para quienes les gusta hacer distinciones de español, en latino). Recuerdo perfectamente que Blood+ se transmitía de lunes a viernes en la noche, pero yo esperaba los sábados en la tarde para ver los cinco capítulos de tirón. Después de FullMetal Alchemist, pero ésa es otra historia.

Fue gracias a Blood+ que comencé mi cacería por más y más… después de estar completamente obsesionada con este anime por meses. Probablemente es el anime que más veces he visto. Y no me arrepiento ni un solo segundo de haber dedicado tantas horas de mi vida ❤

Historia

tumblr_ly1fmzdsua1r9rxxzo2_500

La historia nos introduce a Saya, una joven estudiante aparentemente normal que vive junto a su familia adoptiva, George, y sus hijos, Kai y Riku. Su vida es tranquila y feliz, a pesar de que sufre amnesia y no recuerda nada de su pasado. Sin embargo, todo su mundo se desmorona cuando descubre la existencia de quirópteros, monstruos que se alimentan de sangre humana y ella es la única que puede detenerlos. A pesar de sus reticencias, se une al Red Shield, una organización que se encarga de proteger a la población humana. Poco a poco, Saya va descubriendo la verdad, no solo el origen de los quirópteros, sino sobre su propia naturaleza, escondido en lo profundo de su memoria, que se remonta al siglo XIX.

En un comienzo, la premisa de Blood+ puede parecer típica y genérica. No es lo más ingenioso en cuanto a Fulanito se enfrenta a la amenaza de turno para descubrir que es la única esperanza de la humanidad, pero lo interesante no es la base, sino lo que se construye a partir de ella. Me gusta pensar en la analogía del embudo invertido en lo referente a su trama. A medida que avanzamos, la historia se va desenmarañando al mismo tiempo que exhibe una complejidad inesperada, no solo en cuanto a su trama se refiere, sino también a la diversidad de sus personajes.

Blood+ se desenvuelve en un entorno que pretende asemejarse a nuestra realidad. A través de Japón, Vietnam, Rusia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos nos embarcamos en la aventura que éste anime representa, en sus conflictos personales, el quiebre emocional, la búsqueda de la humanidad y la construcción de una familia.

Otros aspectos interesantes que nos remite el anime son el aislamiento de todo contacto, la privación de afecto y sus consecuencias, temas que se concentran en uno de los antagonistas; la experimentación humana y la desesperada cacería por una cura, la resignación y la esperanza son representadas dramáticamente en determinados puntos de la historia. Todo un cúmulo de situaciones que te hacen cuestionar, en algunos momentos, si es correcto ubicar en bandos diferentes a los personajes basándonos en sus acciones y no en sus motivaciones, y que nos hace cuestionar quiénes son los monstruos en realidad.

La naturaleza ‘quiróptera’ es, a mí parecer, el punto más fuerte de la historia. Con esto me refiero tanto a los monstruos contra quienes se debe luchar, como al origen de ellos. La reconstrucción de la imagen del vampiro y el desarrollo de una jerarquización que involucra Reinas quirópteras y sus correspondientes vasallos (“Caballeros”), así como el proceso de la transformación y la procreación fueron soberbios.

Pero, por sobre todas las cosas considero que en un anime donde un aspecto preponderante fue la inmortalidad, el manejo de cada una de las muertes de los personajes que sucumbieron a lo largo de la historia fue abrumador.

Algunos personajes buscaron la absolución, otros, una justificación para vivir. Quizás fue por eso que parece injusto que tengan que despedirse, no tan pronto y no de ésa manera. Muchos fallecimientos te atrapan en frío; no te esperabas en lo absoluto que fuesen a suceder. La injusticia se envuelve entonces con la incredulidad.

Siempre he pensado que ‘asesinar’ a un personaje principal (o secundario) -sin considerar en qué punto de la historia suceda-, es una decisión arriesgada por dos motivos: primero, es imposible predecir cuál será la respuesta de los fans (lo que desencadenaría una ola de quejas que eclipsarían la trama o el mensaje tras la historia), y segundo, me preocupa cómo se encaminará el anime a partir de la pérdida.

Blood+ se arriesgó y considero que le funcionó, porque la muerte de uno de sus personajes (hablemos con la verdad, nos tenemos que despedir de muchos de ellos) significó un punto de quiebre en la historia, el momento en que ‘las cosas cambiaron’ y, por ende, todos los personajes lo hicieron también.

Con personajes que murieron y personajes que deben aprender a sobrevivir a sus propios demonios, a su pasado angustioso (o ahogarse en el proceso), la historia retoma el hilo y continúa hasta llegar inevitablemente al clímax.

Por unos instantes, unos breves segundos, eres burlado. Te engañan presentándote una situación que aceptas casi irremediablemente. Cuando las cosas se encaminan, y la mentira se diluye, una vez más sientes lo injusto de la situación. Ojalá no tuviese que ser así. Al final del día te preguntas si ése final fue el apropiado, no por errores de guión, sino por una simple objeción:

“Quizás si hubiesen actuado diferente, al final todo hubiera sido mejor. Quizás los que murieron no tuvieron que hacerlo. Quizás hubieran podido llegar a un acuerdo”.

Blood+ te introduce a una historia que aparenta seccionar en ‘los buenos’ y ‘los malos’, el blanco y el negro, sin matices ni grises. No obstante, a medida que avanzas, comienzas a comprender porqué quienes actúan de tal manera, lo hacen. Entiendes qué buscan, qué desean conseguir, qué mueve los hilos de su comportamiento. Los compadeces y no puedes evitar pensar que tal vez existe un punto medio. Pero no lo hay.

Pelean por aquello que consideran correcto, por conseguir lo que siempre han anhelado: una vida tranquila con sus propias familias, con sus amigos. Es curioso que todos quieran lograr un objetivo similar, pero el grupo contrario intervenga en su misión, presentando una visión diametralmente diferente a la suya.

No hay buenos ni malos. Solo grises.

Personajes

Un apartado que siempre he admirado en éste anime, es la diversidad de sus personajes.

Desde que me introduje en el mundillo del anime con grandes expectativas, tuve que afrontar también una inmensa cantidad de decepciones, decepciones que estaban ligadas, en gran medida, con el mal manejo de los personajes ‘secundarios’ que, a veces, prometían mucho más que los protagonistas y jamás fue explotado todo su potencial. Afortunadamente, este no es el caso de Blood+.

El anime presenta una cantidad considerable de personajes, y, lo más importante, desarrolló a un gran número de ellos a lo largo de sus 50 capítulos.

De lo mencionado en la sección anterior, la protagonista es quizás la principal exponente, pero son los personajes secundarios quienes lo retratan mejor y le generan mucha más empatía al espectador.

Saya inició representando a una estudiante normal -alegre, tímida, cercana a su familia y dichosa que sus experiencias escolares-, pero, debido a las circunstancias, en dos años, se transforma por completo, volviéndose fría, adusta y retraída. Quizás encarne al personaje-no-humano que se identifica como uno -caso muy visto no solo en el anime, sino en una infinidad de medios-, pero su situación es inusual. Y eso se agradece.

La premisa del ciclo vital de Saya (dormir durante 30 años y mantenerse activa solo por 3), es realmente una idea interesante como cruda si, más tarde o más temprano, te cuestionas si la inmortalidad es realmente una ventaja. Después de 30 años de invernación, Saya despertará, sin memoria, como un niño pequeño. Deberá aprender a adaptarse a un nuevo mundo y, una vez que lo consiga, solo podrá disfrutar de un par de años más antes de caer en su largo sueño de nuevo. Y entonces el ciclo se repite.

No morirá -no naturalmente-, pero su vida se resume a apreciar por completo esos preciosos momentos junto a sus seres queridos, en su mayoría humanos. Esas personas se irán marchitando lentamente y Saya ni siquiera estará presente para acompañarlos hasta el momento en que se digan adiós para siempre. Y existe la posibilidad de que muchos de ellos mueran mientras Saya está durmiendo.

Quizás cualquier otra persona caería en la locura, viendo cómo todo a tu alrededor perece cuando tú te mantiene perenne, pero no Saya. Porque nunca estará totalmente sola. Para fortuna suya, tiene a Haji, su eterno acompañante. Si bien él es un personaje principal que aparece prácticamente desde el comienzo, es un misterio. Su historia no se revela sino hasta después del capítulo 20. E incluso es poco lo que vemos. Haji permanece en segundo plano en toda la historia, no en cuestión de presencia, sino por el desarrollo del personaje. Probablemente, es recién en los últimos capítulos cuando apreciamos su verdadero potencial. Y si bien se luce -verdades sean dichas- habría apreciado un poquito más de carácter.

La familia adoptiva de Saya, los Miyagusuku -George, Kai y Riku- comienzan como personajes secundarios, que no aportaran gran relevancia al desarrollo de la trama, pero son de hecho, los impulsores de acontecimientos importantes en la historia, algunos más que otros.

Nankurunaisa (vive hoy por el bien de mañana y nunca olvides sonreír). El lema de George, el padre adoptivo de Saya resumen su ideología de vida y su personalidad. El hombre refleja al prospecto de padre que todos quisieran tener. Saya no es su hija biológica -y, poniéndonos quisquillosos, Kai y Riku tampoco-, y no es humana, pero él realmente la ama y se preocupa sinceramente por ella.

La relación de hermanos es un poco más complicada a como se presenta a un inicio. Es evidente que Riku ve a Saya como a una hermana, y el sentimiento es reciproco, pero la situación entre Kai y Saya acaricia más la línea de lo romántico que de lo fraternal. Pero, eh, tranquilidad, porque en este anime el romance está casi en los últimos puestos de entre todos los tópicos que retrata (y en los últimos capítulos también).

Acólitos a Saya (y a su familia), tenemos a los miembros de la Red Shield -Joel, David, Julia y Lewis- quienes manejan sus propios matices, se nos presentan como individuos fuertes, que pueden desenvolverse independientemente del grupo, pero aún a pesar del papel fundamental que desempeñan dentro de la historia, disponen de poco tiempo en la pantalla. Y consiguen destacar, increíblemente.

En determinado punto del anime, a raíz de ‘x evento que es preferible no mencionar para aquellos que no lo han visto’, se da un salto en el tiempo, un año después. Si bien esto funciona para cercar los eventos que conducirán al último enfrentamiento, nos impide apreciar cómo los personajes cambiaron, Saya incluida. Comprendo qué motivó tal decisión –hablando no solo del manejo de la historia, sino también de aspectos propios de la producción-; sin embargo, lo considero un desacierto, ya que realmente hubiese preferido apreciar la transformación, paso a paso; el cambio brusco fue complicado de digerir los capítulos siguientes.

Como complicado también fue tener que abordar a los siguientes personajes sin caer irremediablemente en spoilers maximus para quienes no vieron aún el anime y como no quiero alargar aún más ésta sección diré que tanto los miembros de Cinq Flèches -Amshel Goldsmith (bastardo manipulador), Solomón Goldsmith (¡Cásate conmigo!), Karl-Fei Ong (la obsesión encargada), James Ironside (bastardo n°2) y Nathan Mahler (el puto amo)- como La Gentuza -grupo de Quirópteros artificiales, de entre los que destacan Moses, Karman, Lulu y mi inolvidable Irene-, disfrutaremos de una increíble variedad de motivaciones y personalidades que danzan y chocan unas contra otras y, como ya lo mencioné anteriormente, quienes desempeñan mucho mejor los conflictos internos a como los personajes principales (aunque estos tampoco se quedan atrás).

Finalizaré alzando mi voz para expresar que la triste, solitaria y demente Diva es uno de mis personajes favoritos. ¡Cómo la quiero, su personalidad desquiciada me fascina! Su historia es sencillamente sobrecogedora y no tardas demasiado en entender qué la convirtió en la persona que es y porqué hizo todo aquello que lamentamos. Como lo dijo Nathan, al fin y al cabo, ella solo quería su propia familia.

Animación

MadHouse es mi número 1, pero si hay una casa productora que le pisa los talones es Production I.G. ¡Prácticamente la mitad de mis obras favoritas fueron animadas ahí! Ergo, tengo una debilidad terrible con Production I.G., pero eso no implica que sea incapaz de notar sus defectos.

Como ya lo mencioné, Blood+ es un anime que se pretende realista (dentro de lo que cabe), así que muecas burlescas o escenas cómicas centradas en las expresiones faciales o movimientos corporales exagerados de sus personajes, estaban vetadas. Por la temática de la historia, fuese una decisión acertada.

La paleta de colores no es llamativa ni demasiado colorida, en determinadas escenas inclusive se inclinan a tonos más sombríos. Probablemente lo más vistoso fueron los ojos quirópteros, o sea, el rojo carmesí y el turquesa intenso. Y puede que se enfocaran demasiado en darle un poco de vida a esos ojos que me enamoran, porque, para un anime enfocada principalmente en batallas, en determinados momentos éstas (y otras escenas) se veían toscas y acartonadas, por un lado, y por el otro, el exceso del CGI era demasiado evidente. Una lástima.

Sin embargo, los primeros planos, enfocándose en los rostros de los personajes, carecen de errores. La felicidad, tristeza, enojo y locura (y muchas emociones más) son captados maravillosamente a través de la expresividad de sus personajes.

La balanza se mantiene equilibrada.

Música

Si hay algo que no se le puede criticar a Blood+, es la música. “Aozora no Namida (青空のナミダ)” de Hitomi Takahashi, fue el opening encargado de comenzar, y lo hizo pisando fuerte desde el primer episodio, y “Raion (雷音)” de Jinn, aquel que cerró el telón, con fuerza vocal como ninguno. Sin embargo, los que me golpearon duro, no solo por su maravillosa interpretación, sino por su animación fueron “SEASON’S CALL” de HYDE y “Colors of the Heart”de UVERworld. ❤

Sus correspondientes endings no tienen nada que envidiarles. Si bien disfrute gratamente de “Brand New Map” de K, el último, mi amor incondicional se lo llevan los tres primeros: “Kataritsugu koto” de Chitose Hajime, “CRY NO MORE” de Mika Nakashima, y, especialmente, “This Love” de Angela Aki. Cada uno con una propuesta fascinante y una historia dentro de la historia.

Es menester mencionar también la participación de Hans Zimmer y Mark Mancina. Desde hace años me declaré fan incondicional de Zimmer y, al descubrir que había colaborado en la composición musical de este anime, casi lloró de felicidad #NoMiento.

Sin embargo, a pesar de que las piezas introductorias no podrían ser más perfectas, quienes se robaron el show fueron, para mí, fueron Furukawa Nobuo y Elin Carlson. Nobuo ejecutó Cello Suite No. 5 in C minor de Johann Sebastian Bach, para las escenas de Haji. Carlson, prolífica cantante, fue la encargada de interpretar “Diva”, compuesta por Mancina, el sello del personaje con el mismo nombre, y para algunos, del propio anime.

Reflexiones finales

LO BUENO

Blood+ reinventa la figura del vampiro antes de que éste cayera en decadencia en prácticamente todos los medios -cine, televisión, literatura- y nos entrega una maravillosa trama que, aunque envuelta con un moño no tan atractivo visualmente, engancha.

El anime nos presenta una amplia gama de temas, cada uno más interesante que el otro y que se merecen, detenidamente, un análisis por parte del espectador. La existencia de reinas quirópteras -cuyo origen es tan desconocido como atrayente- y sus respectivos caballeros, sus leales sirvientes. Quirópteros artificiales creados como potenciales armas de guerra (con y sin libre albedrío) y quirópteros que son el resultado de la infección, la plaga de lo que podría asemejarse a un ejercito zombie. La dualidad de la sangre vampírica como una salvación o maldición dependiendo de tu posición en la guerra. Las consecuencias del aislamiento y la socialización, la experimentación humana y la búsqueda de la propia humanidad, a través de los lazos familiares y afectivos.

Los personajes son atractivos, así como la historia ligada a ellos, y su crecimiento e interacción durante el anime te introducían a una montaña rusa emocional.

Blood+ no es perfecto, pero, sin duda alguna, es una obra que se puede disfrutar mientras la madeja va desenmarañándose y el misterio se resuelve frente a tus ojos. Disfrútenlo mientras se deleitan con su maravillosa música.

LO MALO

La trama se condujo como debía, y si bien los últimos cabos se ataron, el final podría considerarse ‘abierto’ porque aún rondan preguntas que solo podrán ser contestadas con suposiciones y el destino de algunos personajes sigue siendo incierto.

Quizás nunca sabremos qué sucedió ni qué sucederá con ellos. Esto es algo que puede ser interpretado como un acierto o imprudencia dependiendo del espectador; yo lo considero como algo no negativo, pero sí insuficiente para un anime como Blood+. Creo que una última escena, con los personajes correctos y la insinuación pertinente… sí, tal vez entonces un final ‘abierto’ hubiese sido del gusto de la mayoría. Un final inapropiado -no malo, pero tampoco brillante- puede bajarte un poco la emoción y hacerte cuestionar por algunos segundos: “¿Ya acabó? ¿Después de tooooodo lo que sufrimos el último capítulo no hay una escena extra? ¡Solo necesitaba unos pocos segundos y sería tan feliz!”.

Production I.G. me gusta mucho cómo te desempeñaste en tus trabajos futuros, pero en ésta ocasión no brindaste todo de ti. Probablemente esto se daba -en parte- a que Blood+ fue el primer anime donde Junichi Fujisaku ejerció como director y todavía habían cosas que se debían pulir. Por supuesto, esto siguen siendo suposiciones y no puedo aseverar nada, salvo que este es uno de mis animes favoritos… a pesar de todo.

Puntuación

 ♦ Excelente

Anuncios

3 comentarios en “Reseña: Blood+

  1. Kevin Campos (@_KevinCampos99) dijo:

    Hola, primero que todo quiero felicitar por tan acertada critica, a mi también me fascino el anime ,siendo no estando tan convencido de verlo y solo fue por curiosidad por el opening de “Colors of the Heart” (El mejor), y pues de inmediato me atrapo, por todo, la historia, los personajes y sobre todo la música, que todo el tiempo la escucho y la verdad pese al final que si dejo con la duda de que hubiera pasado, fue genial sobre todo al saber que Haji siguió vivo que hubiese sido una muerte de la que no me hubiera podido recuperar para mi pese a no ser alguien que hubiera hecho algo trascendental, Haji fue el mejor personaje porque a pesar de ser incondicional a veces de manera casi esclavizada, siempre se mantuvo a su lado porque la amaba aunque se haya tardado los 50 capítulos para decírselo, siempre me quedare con la duda de que pasara cuando Saya vuelva a despertar cuanto habrá cambiado todo y pese a que hace poco leí que sacado una novela en Japón donde se menciona a las hijas de Diva ya mas grandes y sus nombres se extraña y sientes que hubo muchas cosas que pudieron haber sido diferentes… Bueno espero pases excelente día y sigue así de nuevo una felicitación por la reseña de tan hermoso anime
    NANKURUNAISA!!

    Me gusta

  2. Rizen dijo:

    ¡Estaba esperando esta reseña!
    Me convenciste completamente para ver este anime. La verdad es que andaba algo insegura de comenzarla o no, pese a tenerla en mi lista de pendientes. Más que nada por las opiniones bien diversificadas que me iba encontrando a la hora de ponerme con Blood+… Pero los argumentos que has dado hacen que sí o sí le dé una oportunidad en un futuro cercano (cuando salga de vacaciones de verano será mi prioridad, que me encanta ver series largas de tirón xD). ¡Me ha gustado mucho la reseña! y me hago una idea perfectamente clara de qué tratará, ¡excelente entrada!
    Saludos ❤

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Hola de nuevo 😀

      Creo que, como todo, Blood+ es un anime que tanto te puede gustar como que no, pero lo cierto es que a mí me fascinó. Me fascinó su trama, me fascinó su música y me fascinaron sus personajes.

      Como una amante de los vampiros old school, este era un anime imperdible y agradezco mucho que exista porque me ayudó a reintegrarme con el anime y, bueno, heme aquí, con mi propio blog de manganime.

      A mí también me encantaría ver animes/series de tirón, pero el tiempo ha sido cruel conmigo y no me alcanza la vida. Tengo que medir mis horas, así que o es el fin de semana, todo lo que pueda, o una o dos horas máximo al día. Disfruta ver el anime de laaargo, porque así no te quedas con la intriga de qué vendrá luego. Me alegra que mi review te haya alentado a verlo, eso me hace feliz, feliz 🙂

      Gracias por comentar 😀

      Besos ❤

      Le gusta a 1 persona

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s