Reseña: Boku no Hero Academia

78745l
Sinopsis

El 80% de la población mundial ha desarrollado superpoderes y son entrenados en la Academia de Héroes. Como consecuencia, han surgido tanto superhéroes como supervillanos. Izuku Midoriya es parte de ese 20% sin ningún poder sobrenatural. Sin embargo, su mayor deseo es poder estudiar en la Academia y convertirse en un héroe.

Detalles

  • Director: Nagasaki Kenji
  • Estudio: Bones
  • Demografía: Shōnen
  • Género:  Acción, Comedia, Escuela, Superpoderes.
  • Tipo: Serie
  • Episodios: 13
  • Año: 2016

Antecedentes

En 2014, Horikoshi Kouhei trajo al mundo Boku no Hero Academia, publicado en la revista Shounen Jump (Weekly), meca de populares mangas como Hunter x Hunter, Naruto, Bleach, One Piece, Dragon Ball y Death Note. Anteriormente, Horikoshi escribió y dibujó Oumagadoki Doubutsuen (2010) y Sensei no Bulge  (2012), pero fue sino hasta dos años después que el éxito finalmente llegó con un manga que actualmente es uno de los más vendidos en Japón.

El estudio Bones se encargó de la animación de FullMetal Alchemist y FullMetal Alchemist: Brotherhood, Soul Eater, Noragami, N°6, Space☆Dandy, y más recientemente de Bungou Stray Dogs.

El director, Nagasaki Kenji desempeñó el mismo rol en animes como N°6, Kiba, Mobile Suit Gundam 00 y en Monster, trabajo como director de varios de sus episodios. El director de sonido, Mima Masafumi participó en el mismo cargo en CardCaptor Sakura, Chihayafuru, Fullmetal Alchemist, Fullmetal Alchemist: Brotherhood,  Kuroko no Basket (y temporadas posteriores), Shaman King, Shingeki no Kyojin y Paradise Kiss, e imperdibles como Paprika y Perfect Blue, así como docenas de  otros animes.

Finalmente, en música, tenemos a Hayashi Yuuki. Previamente se ocupó de Haikyuu!!, Haikyuu!! Second Season, Kiznaiver, Classroom☆Crisis y Death Parade.

Preámbulo

De entre todo lo que me gusta, el anime ocupa un lugar especial por cientos de razones y si bien se ubica en las primeras posiciones, no es mi único hobby. ¿Otra cosa que me encantan? Los cómics y sus derivados. De hecho, soy una fan de DC Comics como no tienen idea. (¡Aguante Flash!)

Crecí viendo sus series animadas, y más adelante me volví consumidora de sus publicaciones también. Actualmente, me sorprendo al descubrir muchas obras que no había leído ni escuchado y maravillándome con aquellas pequeñas joyas que deberían leerse aunque sea solo una vez.

La mayoría de las personas, consideran que el comic es equivalente a historia de superhéroes… cosa que es totalmente errónea y generalizadora, porque, como cualquier otro medio de entretenimiento, posee una increíble cantidad de matices y variedad. Peeero no se puede culpar a nadie por mantener esa concepción, ya que, prácticamente todo el mundo, yo incluida, conoció el mundo del cómic gracias a Superman, Batman y Wonderwoman (y por extensión a La Liga de la Justicia y sus infinidades de aliados y enemigos, que siempre tendrán un lugar en mi corazón <3).

Así que… ¿pueden imaginarse mi cara cuando descubrí Boku no Hero Academia?  ¿Y que sería producido un anime? ¿Un anime basado en manga influenciado por el cómic estadounidense de superhéroes? Oh, la emoción.

Sin embargo, Boku no Hero Academia es un anime con una historia que pretende salirse de la norma, llevándose consigo los clichés fundamentales del género al que representa, para introducirse a un rubro con sus propias limitaciones. Eh, que me gusta el cómic, pero no soy ciega ni tonta.

El cómic de superhéroes también tiene sus momentos buenos y sus momentos cansinos, y Boku no Hero Academia hizo uso de ellos. Pero yo sabía, desde el instante en que escuché ’13 episodios’ que no serían suficientes.

Historia

Resultado de imagen para boku no hero academia gif

Un constante en las historias de superhéroes es el factor ‘único y especial’. No todos poseen habilidades especiales o sobrehumanas; el privilegio se reserva a un pequeño grupo de individuos. Boku no Hero Academia transforma la idea. No es un puñado de privilegiados, ahora la mayoría de las personas han desarrollan algún tipo de poder o, como es llamado en el anime, un Quirk (o una Particularidad). El sueño de todo niño hecho realidad.

La naturaleza cruel y pérfida de algunos seres humanos, sumado a habilidades únicas y peligrosas, degeneró irremediablemente en la aparición de villanos. Y en un mundo de villanos, se requiere de héroes. Ahora bien, lo interesante de esto es que, aunque casi toda la humanidad posee una Particularidad, no todos se convierten en héroes, sencillamente porque no todos nacieron para ser uno.

En medio de una sociedad que se transformó para adaptarse a su nueva realidad, tenemos a Izuku Midoriya, “Deku” para el pueblo, quien es la expresión de la ironía más sublime. Es el perfecto héroe y, al mismo tiempo, el protagonista de un shonen de acción que se aleja de sus congéneres. Izuku es apasionado, pero no impulsivo; estudia y analiza tanto a sus aliados como a sus contrincantes. Pasó toda su vida aprendiendo sus ataques, sus fortalezas y debilidades. Tiene un espíritu de héroe, pero no nació con la posibilidad de convertirse en uno.

Izuku pertenece a ese 20% que nació sin ninguna Particularidad. Lo dije, ¿no? La ironía en estado puro.

Sin embargo, Izuku también es perseverante. No se rindió a pesar de las circunstancias y está dispuesto a todo para lograr su objetivo, para ello, deberá ingresar a la Academia Yuuei, una escuela para aspirantes a héroe y cuna de su ídolo All Might, el más grande héroe de Japón.

¿Podrá alcanzar su meta y consagrarse como un héroe de la talla de All Might?

Chan, chan, chaaan…

Bueeeno, no se necesita ser un genio para inferir el rumbo de acción que tomará este anime. Y espero sinceramente que esto no sea considerado spoiler por nadie, porque, ¿alguien en algún momento llegó a pesar que Izuku se convertiría en un héroe sin ninguna Particularidad? ¿Alguien? ¿No? ¿Nadie? Bueno, yo tampoco. Desarrollé algunas teorías para los primeros capítulos que se encaminaban hacia un mismo fin. Al final, acerté… más o menos (y todo el crédito se lo debo a mi historial con las historietas).

Sin embargo, maifrends, como no quiero arruinarles la experiencia a todos aquellos que aún no vieron el anime ni leído el manga (que realmente me gusta, no voy a negarlo), limitaré mis apreciaciones en la medida que me sea posible.

Continuemos.

Boku no Hero Academia aterrizó con una premisa simple, pero efectiva: te invita a leerlo y, posteriormente, a verlo en acción. Captura lo mejor del cómic gringo de los ’80 y, lo más importante, los elementos claves de un shonen de acción, remasterizándolos para otorgarnos una nueva versión de un mundo de héroes y villanos.

Y como todo shonen que se precie, la superación es uno de sus puntos focales. ¡Qué digo! Es la sabia vital de ésta industria. Ya sea perseverar para convertirse en el más fuerte, vencer a enemigos poderosos, cumplir un sueño de infancia, encontrar a un familiar perdido… No importa la meta, lo que importa es lo que los personajes enfrentan para conseguirla.

En Boku no Hero Academia tenemos eso a raudales. Una constante batalla por la superación que no dio tregua ni en la infancia. Como alguien ‘normal’, sin Quirk, Izuku sufrió constantes humillaciones de otros niños, especialmente de su ‘amigo’ de la infancia, Bakugou Katsuki “Kachan”… amigo hasta que se enteró que Izuku carecía de un Quirk.

large

Es interesante como se invierten los papeles. Cuando los primeros humanos con Quirk aparecieron, eran repudiados y temidos. Una vez que su número aumento y superaron a las personas normales, fueron éstos quienes se posicionaron en un perfil inferior. El anime (o el manga) no se enfocó en otro personaje, además de Izuku, sin Quirk, y a nadie le importa porque este es un anime de héroes y si no tienes poderes ni habilidades especiales, nadie gastará pantalla en ti.

Así que… Boku no Hero Academia no hace campaña contra nada, en realidad. Nuestro protagonista no pelea contra un sistema que lo ubica como alguien que no podrá convertirse en un héroe porque no es como los demás, sino que cambia y se adapta a él. Lucha contra las adversidades, pero como uno más del grupo. Sin embargo, a pesar de esto, como ya señalé antes, sigue siendo admirable, porque está toda una vida atrasado a comparación de otros aspirantes a héroes de su edad y debe esforzarse diez veces más que ellos, primero para alcanzarlos y, segundo para conseguir su meta.

Boku no Hero Academia es un anime entretenido, eso es innegable. Su premisa da pie a innumerables situaciones que le ofrecen al público lo que ha venido a buscar: un portagonistas interesante desenvolviéndose en una historia llamativa con explosiones, estrategias y peleas, peleas y más peleas. Un shonen de acción en toda la regla. Aplausos por ello.

¿Mi crítica principal sobre el anime? A pesar de su idea base y su ejecusión, que es buena, únicamente tiene 13 episodios emitidos hasta la fecha, pero una segunda temporada ya anunciada. Probablemente no fui la única persona que pensó en este anime como una suerte de introducción a la historia de Horikoshi. Porque fue exactamente eso.

Solo se animaron cuatro arcos: “Examen de Admisión”, “Prueba de Aprehensión de Quirk”, “Batalla de Prueba” y “Ultimate Space y Jams”. ¿En serio? ¡Pero si es a partir del siguiente, “El Festival Deportivo”, que comienza la rumba!

El único motivo que comprendo para coger los primeros 21 capítulos de un manga, que no mostraban prácticamente nada, y adaptarlos a anime tan pronto es el hambre de dinero. ¡Maldita codicia! ¿Qué? ¿Creían que ese anuncio de segunda temporada in coming era para aliviar sus corazones? Los estudios siempre están tanteando al público, el terreno, para ver si al final el producto vende lo suficientemente bien como para lanzar una nueva temporada. Un promedio de 10 a 12 capítulos no es suficientemente riesgoso. ¿Y si sale bien? Ganancias x2.

Una pena, porque personalmente considero que éste anime se merecía muchos, muchos, muchos más episodios de los que tuvo. ¿Cómo podrá competir contra gigantes icónicos que le llevan mínimo cien capítulos de ventaja si no aterriza con una entrada que no deje indiferente a nadie? 13 episodios es un buen entremés, mucho mejor que una gran cantidad de animes en su línea, pero definitivamente no consigue satisfacer el hambre por el plato principal.

Personajes

Resultado de imagen para boku no hero academia

Esto se pondrá bueno.

Previamente, mencionamos a Izuku, nuestro perseverante y (a)típico protagonista. No es el héroe despreocupado y estúpido, pero que se pone serio cuando tiene que ni el antihéroe soy-demasiado-poderoso-que-nadie-se-atreva-a-detenerme. Es un protagonista de acción que rompe moldes sin salirse realmente del molde: es perseverante, listo y optimista a pesar de todo (recuerden, cuántos como él no hemos visto ya antes). Uno no puede dejar de hablar de Izuku a riesgo de spoilear toda la historia, así que me centraré en el resto de personajes.

En el anime, principalmente, tenemos dos tipos de personajes: los héroes, algunos de los cuales ejercen como docentes en la Academia U.A., y los estudiantes de dicha academia, moldeándose para convertirse en futuros héroes.

En 13 capítulos es imposible abarcar a todos los personajes que hacen aparición, así que Boku no Hero Academia se enfoca, a priori, en Izuku y su constante lucha contra los obstáculos de su propia naturaleza, y los aliados y rivales que va adquiriendo en su (corto) camino.

En el primer grupo tenemos a Uraraka Ochako y Iida Tenya, quienes después de un primer encuentro inusual (como todo lo que pasa en esta serie), se convierten en sus amigos más cercanos.

En el segundo grupo, está Bakugou Katsuki “Kacchan”, amigo de la infancia de Izuku y su némesis. Bakugou fue quién le puso “Deku”, como sobrenombre a nuestro querido protagonista, porque significa ‘cero’ y era su forma de humillarlo, por carecer de Particularidad. Bakugou es un bully desde su tierna infancia. Lastima a Izuku constantemente, tanto verbal como física y no duda ni un segundo en estrellar la verdad en su cara, recordándole que, debido a su condición, jamás podrá ser un héroe. Es el tipo de personas que uno llega a odiar… y lo raro es que llega a gustarte, no como individuo, sino como personaje. Bakugou es arrogante y con demasiada confianza en sus habilidades. Su Particularidad Explosion habla por sí misma. Pienso en ella como un reflejo de su personalidad agresiva y explosiva.

Mención especial para el Pequeño Pervertido, La Chica Rana y Dos Caras (, chiste malísimo, lo sé).

De entre el grupo de profesores, me gustaría destacar a All Might y Aizawa Shouta, quienes de hecho son quienes más aparecen y de quienes te acuerdas cuando el anime acaba.

All Might es carismático, poderoso y altruista; es el símbolo de la paz y un héroe de los pies a la cabeza. No obstante, lo mejor de All Might es la humanidad que descubrimos a medida que los episodios avanzan. Es fuerte y confiable, pero eso no significa que sea indestructible. Al fin y al cabo, All Might es un ser humano, puede ser lastimado y puede morir. Él lo sabe, pero no puede dejar que el pueblo que cree en él y los villanos que le temen, lo sepan también. Es como como Superman 2.0, pero más agradable. En contra: ése peinado distrae mucho. En serio.

Aizawa-sensei, es el encargado de la Clase A-1… y es todo lo opuesto a All Might: es un héroe desinteresado por actividades no relacionadas directamente con su labor, apático, cansado y adormilado. Y con todas los defectos que un docente no debería mostrar para incentivar a sus estudiantes, él consigue ser un buen profesor. Aparentemente indiferente, Aizawa está dispuesto a enseñarle a sus alumnos los requerimientos para convertirse en dignos héroes. Aizawa es, muy en el fondo, un buen profesor. Creo. (Y tiene ese aire a Kakashi-sensei, ¿no?)

Resultado de imagen para boku no hero academia characters

¿Y entonces… cuál es el problema? Lo mismo de siempre.

Una preocupación constante en reseñas previas, como Blood+ y Mayoiga, fue las consecuencias de introducir demasiados personajes. Sin embargo, la diferencia entre el primer y el segundo ejemplo, es el adecuado manejo de su elenco, proporcionados a la cantidad de sus episodios. Blood+ tenía aproximadamente la misma cantidad de personajes que Mayoiga, pero contaba a su favor, uno, con 38 episodios más, y dos, con directores y guionistas competentes.

Quizás piensan que ésta remembranza es un fútil intento de auto-promoción… y puede que en parte tengan razón, pero el motivo principal por el cual me detuve a escribir una breve introducción sobre demasiados personajes en pocos episodios es debido a la similitud con éste anime.

Boku no Hero Academia se desenvuelve en la Academia Yuuei, enfocándose en la Clase A-1… que cuenta con 20 estudiantes. Añádanle un grupo de héroes/profesores, algunos más relevantes -a.k.a. All Might y Aizawa Shouta- que otros -Nº 13, ¿alguien se acordó de Present Mic al final?-, héroes que no son profesores, y villanos bastante decentes conocidos como ‘La liga de villanos’ (no es broma) tenemos a un buen grupo, un gran grupo.

“¿Y? En prácticamente todos los manganimes enfocados en escuelas siempre se centran en una clase, que es donde se ubica el grupo protagonista, ¿no?” se estarán preguntando algunos. Y tienen razón. Peeero… Boku no Hero Academia no es como esos manganimes que a uno le vienen a la mente cuando piensa en ‘Escuela’, porque en ésas historias el foco de atención radica exclusivamente en iluminar al protagonista (o a los protagonistas) y atraer todas las miradas a su dirección. No nos importa el resto de personajes, ni al autor o al director tampoco, porque muchas veces ni siquiera tienen rostros. El resto de la clase no está conformado por personajes secundarios, son solamente extras que tendrán sus 5 minutos de fama cuando, por obra y gracia de la situación, van a interaccionar con los verdaderos protas.

No, no, no, Boku no Hero Academia no pretende tratar a los que ¿16, 15? alumnos no-protagonistas como un as bajo la manga que puedan usarse cuando al autor le plazca, y cuyas historias y motivaciones no importan ni afectan al desarrollo de la trama. En el manga, Horikoshi Kouhei está desarrollando a esos 20 alumnos como personajes relevantes, personajes por lo que uno realmente se interesa, uno a uno, y muchos de ellos me gustan mucho más que algunos protagonistas. Ejem…

En 13 episodios fue imposible hacer lo que Horikoshi está (y seguirá) haciendo en más de 100 capítulos.

Se nos introduce a un buen número de estudiantes y sus habilidades y sus limitaciones en batalla… pero tarde, a dos pasos de la salida, cuando ya eres consciente de que el anime finalizó. Y desgraciadamente (para nosotros) lo mismo sucedió con los villanos: Shigaraki Tomura, Kurogiri y Noumu fueron buenos, quizás más que buenos… y bibidi badidi bu adiós a ellos y a todos los demás, que vuelven ‘pronto’.

(A Bones esto le viene de perlas, porque tendrá a miles de fans ansiosos por la animación de los siguientes arcos [¿Hola? ¡Segunda temporada en camino!]. De hecho, todos quienes leyeron el manga -antes o después del estreno del anime- están muriendo por ver “El Festival Escolar” y lo que sigue).

Animación

Cuando Bones lo hace bien, lo hace bien. Y gracias al Monstruo del Espaguetti Volador esta vez no fue la excepción.

Ya lo dije. La combinación del anime con el estilo de los cómic de superhéroes es un punto a favor que consiguió aplacar un poco la decepción que me generaron algunos aspectos ya mencionados. La paleta de color va acorde precisamente al espíritu de las historietas gringas, combinando tonos fuertes con las sombras negras.

Un shonen de acción es igual a peleas, golpes y ataques, lo que requería de fluidez y movimientos constantes. Las batallas, tanto reales como parte de los entrenamientos, especialmente en los capítulos finales, me gustaron mucho. ¿Las expresiones de los personajes? Fuente inagotable de risas, quizás el principal factor comedia del anime. En síntesis, la animación fue un acierto total para la temática del anime. Ojalá hubiese mantenido ésa consistencia hasta el final, porque a medida que transcurrieron los capítulos, comenzó a verse una diferencia.

Supongo que Bones no podía mantenerlo firme, ¿no? Pero meh, el resultado final sigue siendo muy bueno.

Música

Boku no Hero Academia nos entrega “The Day” de Porno Graffitti (dios mío con ése nombre), como opening y “HEROES” de Brian the Sun, el ending. El primero te pone en ambiente, es pegadiza, rápida y enérgica, como un opening de un anime como este debía ser. Pero honestamente, prefiero “HEROES” no porque sea malo, sino porque la música y la voz del ending me emocionaron más, así que podría considerarse como un cierre apropiado.

¿Y el OST? Considerando la temática del anime, la banda sonora ambientó muy bien las escenas de pelea, las dramátias y las cómicas. Se podía sentir la tensión flotando en el aire… Un trabajo más que bien realizado.

Reflexiones finales

LO BUENO

Su estilo cómic de los ’80 y la consabida temática de superhéroes es su punto fuerte, a mí parecer. Horikoshi construyó su propio universo de héroes y villanos inspirado en las historietas, con todos los pros y contras que esto implica, desde Quirks variados y en pleno desarrollo a la versión japonesa de la Escuela Xavier para Jóvenes Superdotados.

La premisa no será lo más original del universo, claro, pero entretiene. Y mucho. La historia será una introducción -estoy esperando por la segunda temporada, por favor-, pero está encaminándose muy bien y escogieron las escenas apropiadas para darle un final hasta que regresen recargados con todo lo que Boku no Hero Academia tiene para ofrecer.

Los personajes que destacan durante esta temporada -no son todos los que la historia tiene, pero sí los más importantes… de momento- son pocos, pero interesantes, tanto si hablamos de héroes como de aspirantes a futuros héroes. El protagonista vale oro y los villanos que aparecieron en la recta final son promesas que estoy ansiosa por ver animados en la segunda temporada. (Y ojalá que vengan más, muchas más.)

Personalmente la animación me encantó. El diseño, los colores, el movimiento… Todo funcionó muy bien. Y la música no se quedó atrás.

No lo mencioné en la sección Protagonistas, porque ésta mujer se merece un lugar para ella sola: Midoriya Inko, la madre de Izuku. Rápido, pidan un deseo, una padre de familia que no murió/desapareció/lo secuestraron los aliens. Inko es una madre encantadora y su relación con su hijo es simplemente adorable. La culpa por sentirse responsable por la condición de Deku y su nerviosismo/emoción al saber que consiguió lo que siempre había deseado… ¿Dónde están las madres del shonen? ¡Necesitamos más mujeres (y varones) así!

LO MALO

Boku no Hero Academia no produjo un anime realmente memorable. ¿Es un anime malo? No, pero tampoco es lo mejor de la temporada. Sus episodios fueron inconsistentes: algunos regulares, algunos buenos y algunos muy buenos, pero eso no es suficiente cuando solo fueron 13. Y no es como esos animes que con pocos capítulos inician, se desarrollan y finalizan magistralmente.

Lo que Boku no Hero Academia hizo fue presentarnos una introducción, al mundillo de los héroes, a sus personajes y sus metas y conflictos. No hemos visto nada aún. Personalmente me siento satisfecha por cómo ha ido presentándose el anime, pero considero que el producto final hubiese sido infinitamente mejor si le hubieran añadido al paquete más episodios y, por tanto, más arcos, más desarrollo de personajes y más acción.

Mi único consuelo es que la segunda temporada ya está anunciada, de lo contrario… 

Puntuación

 ♦ Bueno

Anuncios

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s