Reseña: Toki wo Kakeru Shoujo

5312l

Sinopsis

Konno Makoto es una estudiante de secundaria que pasa la mayoría del tiempo con sus amigos de instituto, Mamiya Chiaki y Tsuda Kousuke tanto en las clases como fuera de ellas, sobre todo jugando al béisbol ya que están a punto de pasar de curso y tal vez no se vean tan a menudo. Todo cambia el día en que Makoto descubre accidentalmente que puede saltar en el tiempo, específicamente a un punto del pasado. A raíz de su descubrimiento, comienza a usar esta habilidad en su propio beneficio sin preocuparse de futuras consecuencias, ya que los cambios que a ella le parecen buenos acaban por repercutir negativamente en su propio futuro.

Detalles

  • Director: Hosoda Mamoru
  • Estudio: Madhouse
  • Demografía: Shounen
  • Género: Aventura, Ciencia ficción, Drama, Romance.
  • Tipo: Película
  • Episodios: 1
  • Año: 2006

Antecedentes

Toki wo Kakeru Shojo (La chica que saltaba a través del tiempo) es la adaptación de una novela homónima escrita por Tsutsui Yasutaka y publicada en 1967. Tsutsui es autor de decenas de novelas, siendo una de las más conocidas Paprika (1993). Además ha participado también como actor para cine y televisión.

Hosoda Mamoru fue el director de Bakemono no Ko, Summer Wars, Ookami Kodomo no Ame to YukiDigimon Adventure Movie. Hosoda además dirigió un corto Superflat Monogram para la campaña de un anuncio de bolsos de Louis Vuitton.

El director artístico, Yamamoto Nizou, desempeñó el mismo rol en Hotaru no Haka, Clover, Mononoke Hime, Tenkuu no Shiro Laputa, Mirai Shounen Conan y Kawa no Hikari. Por otro lado, Kurahashi Shizuo fue el encargado de los efectos de sonido. Bio Hunter, Cardcaptor Sakura, Cowboy Bebop, Devil May Cry, Fullmetal Alchemist, Eureka Seven, Chikyuu Shoujo Arjuna, Paprika, Wolf’s Rain, Seikai no SenkiTrigun: Badlands Rumble fueros algunos de sus trabajos. Tomita Yoshihiro se encargó de la dirección de fotografía; también participó en Arakawa Under the Bridge, 009-1 y Bakugan Battle Brawlers.

La música estuvo en manos de Yoshida Kiyoshi, encargado también de componer para Kaiba, Shigurui y Da Yu Hai Tang.

El estudio Madhouse nos entregó trabajos como No Game No Life, Hunter x Hunter (2011), One Puch Man, Monster, Hajime no Ippo, Yojouhan Shinwa Taikei, Rainbow: Nisha Rokubou no Shichinin, Nana, Beck, entre otros.

Preámbulo

Haz click para ir a la fuente de la imagen

La introducción de los viajes en el tiempo como parte de la temática de una historia es uno de mis escenarios predilectos debido a la infinita cantidad de posibilidades que presentan. Por supuesto, siendo un tema que bordea más el lindero de lo ficticio que de lo científicamente probable, los escritores se han permitido licencias en lo que respecta a la construcción de sus historias.

Sin embargo, esto no significa que la premisa de los viajes en el tiempo esté exenta de tópicos. Algunos de los elementos inherentes a la situación que nos compete ahora son: la creación de líneas temporadas, la existencia de universos paralelos, las consecuencias de manejar imprudencialmente los saltos en el tiempo o las motivaciones de los protagonistas para recurrir a cuanto artilugio esté disponible para viajar tanto al pasado como al futuro.

Es innegable que algunas historias lo manejan con más tacto que otras, y en ése sentido la película de Hosoda Mamoru, desde mi punto de vista, es una de sus mejores exponentes. No hay una hecatombe que devastó al mundo ni una puesta en escena futurista que concibe los viajes en el tiempo como el epitome de la tecnología humana; en ocasiones la simplicidad es la mejor estrategia y Toki wo Kakeru Shoujo lo demuestra perfectamente a través del relato de una típica adolescente deberá aprender a lidiar con las consecuencias de alterar su pasado a su conveniencia.

Historia

Haz click para ir a la fuente de la imagen

A pesar de su desaliñada vida escolar, Konno Makoto se considera una persona con ‘buena suerte’. Sin embargo, un día cualquiera y sin previo aviso, el Universo parece conspirar en su contra y Makoto experimenta una seguidilla de fracasos que comienzan con un examen sorpresa para el que no está preparada hasta una imprudencia en la clase de cocina que termina quemándole parte del cabello. Makoto no terminó de quejarse sobre su pésimo día cuando descubre de forma accidentada –literal y metafóricamente hablando- que adquirió el poder de viajar a cualquier punto del pasado ‘saltando’. En un inicio, ella está confundida sobre el origen de su repentina habilidad, pero no demora demasiado en apartar cualquier sospecha cuando comprenda que puede utilizarla para su beneficio. Y su primer movimiento es rehacer desde el principio el día anterior con el único objetivo en mente de modificarlo todo a su favor… cuantas veces sean necesarias.

En un mundo que no depende de Makoto como la única esperanza de la humanidad, ella desempeña el papel de una estudiante común y corriente sin preocupaciones ajenas a su edad o a su rol como miembro de su sociedad. Sus padres, maestros y compañeros no esperan que ella haga nada más salvo estudiar, cumplir con ciertos recados y entretenerse con sus amigos después de las clases. Makoto no debe velar por sus hermanos menores después de la muerte de sus padres, no necesita trabajar de sol a sombra esperando conseguir el dinero para costear sus estudios, no está batallando con una enfermedad mortal ni es testigo del deterioro físico de algún familiar o amigo cercano. En ése sentido, Makoto representa a un gran sector de la población que disfruta de una apacible, aburrida y monótona vida, alguien como yo y, quizás, como tú. Teniendo esto en consideración, si repentinamente adquirieses el poder de retroceder en el tiempo, ¿qué harías? ¿Repetir el examen para obtener una mejor nota? ¿Retractarte de las palabras que dijiste el día anterior? ¿Evadir una situación vergonzosa delante de tus compañeros? Ése es el quid que Toki wo Kakeru Shoujo emplea para conducir la primera parte de su historia.

No nos abocamos a un relato sobre la cura de una pandemia global, el rescate de un miembro importante para la supervivencia del planeta o la búsqueda de documentos perdidos en el tiempo que son la clave en el futuro. No. La película nos introduce a las travesuras de una adolescente que recrea ése pensamiento que pasó por nuestras cabezas en algún momento “Ugh, si pudiese volver en el tiempo, cambiaría esto”. Y siendo Makoto la representación de la cotidianidad, los problemas que requieren de un ‘salto al pasado’ son situaciones vanas que hubiesen tenido un final diferente si ella lo hubiese intentado desde un comienzo; no obstante, el atractivo está ahí y la posibilidad justo al alcance de sus manos. Como por arte de magia, ella tiene la opción de regresar minutos, horas o días atrás y cambiar todo lo que lo conviene de algún modo u otro. Puede repetir un examen sin estudiar porque conocerá las respuestas, puede despilfarrar el dinero de su mesada si gusta porque siempre podrá volver atrás y no habrá gastado ni un céntimo, puede evadir una conversación incómoda porque sabrá qué van a decirle y en qué momento lo harán. Puede hacerlo y, de hecho, lo hace. Una y otra vez. Makoto hace realidad nuestras fantasías más comunes con un añadido que casi nadie se detiene a pensar: las consecuencias.

La segunda parte de la historia se enfoca en narrar cómo Makoto experimenta con el tiempo disfrutando de todos las alteraciones que le proveen alguna clase de beneficio sin considerar en ningún momento cómo repercute su accionar imprudente en la vida de otras personas. Toki wo Kakeru Shoujo no es quisquilloso sobre el manejo inadecuado de los viajes al pasado y no nos instruyó sobre cómo las decisiones de Makoto condujeron a un quiebre en la realidad o la creación de otras líneas temporales; la película se remite a enseñarnos cómo las decisiones de Makoto afectaron a otras personas, positiva o negativamente, y cómo esto influyó en ella. A través de uno de los personajes más interesantes de la historia, Yoshiyama Kazuko, la tía de Makoto, comprenderemos de forma sencilla que la intervención por motivos personales –o de cualquier índole, si entramos en ello- son perjudiciales a largo plazo porque se alteró el orden de las cosas, como diríamos en criollo. Para que Makoto pudiese convertir ése mal día en uno de los mejores de su vida alguien más tuvo que atravesar por las dificultades y los penosos momentos que ella experimentó en primer lugar; y evitando una confrontación directa con un amigo acerca de sentimientos románticos, evitó que se produjese una conversación que debió transcurrir con normalidad si ella no hubiese intervenido.

Resultado de imagen para toki wo kakeru shoujo gif

Makoto comenzó a vivir sin miedo a equivocarse porque cualquier error podría ser reseteado desde antes de que ocurriese, entendió que podía sobresalir por encima del resto sin esforzarse porque estaría un paso por delante, saboreó tener el control de cualquier situación que se le presentase ya que solo era suficiente que se ubicara a ella o a otra persona en un determinado lugar en un determinado momento. Repentinamente, Makoto se convirtió en una titiritera que manipulaba a su antojo la vida de los demás, inconsciente de la magnitud de su poder. Tarde se percató de que había estado jugando con los sentimientos de sus amigos y compañeros, que retroceder en el tiempo para evitar que ellos dijeran o hicieran algo que a ella no le gustase podía cambiarlo todo: dio inicio a un caso de acoso escolar, el acercamiento entre personas que jamás habrían interactuada de otra manera, el distanciamiento inusitado entre un grupo unido y vivaracho, e inclusive la consumación de un accidente. Y, a veces, percatarse de su error no significa que se pueda resolver a tiempo. En un punto se evidencia que, independientemente de que intente beneficiarse a sí misma o ayudar a otros, los resultaron serán desastrosos porque su intervención, aún plagada de buenas intenciones, jamás debió propiciarse de ésa manera.

Toki wo Kakeru Shoujo es una fantástica película que triunfa al transmitir su mensaje. Evidentemente, carecemos de una máquina del tiempo que nos facilite retroceder a algún momento específico para cambiar aquello que nos gustaría, pero eso no significa que no podamos prepararnos para intentarlo. Makoto no estudió lo suficiente para su examen, así que reprobó; eso sirvió como una fuente de motivación para retroceder el día y repetir la prueba, sabedora ésta vez de las respuestas. Si ella se hubiera preparado mejor, el típico pensamiento “Ojalá pudiese dar el examen de nuevo y sacar una mejor nota” jamás habría aparecido en su mente y los acontecimientos que derivaron de ello no se hubiesen producido. Makoto deberá aprender una lección que nosotros seguimos asimilando: la vida es una sola y todas y cada una de tus opiniones y tus decisiones van a influir en ella y, más importante aún, también en la vida de otras personas. No se necesita una máquina para entender eso, pero una película como ésta es bastante ilustrativa al respecto, sobre la importancia de la reflexión y el peso de nuestras resoluciones producto de ellas.

Por supuesto, la implicancia de los viajes en el tiempo no se remite únicamente a Makoto y sus porqués, sino que también oscila entre otras personajes y otras motivaciones que hacen cuestionarle a uno –sin plagas, destrucción y tragedias de por medio- qué podría considerarse como un motivo válido para viajar en el tiempo. Si no está en juego la extinción de la humanidad ni despertar temprano para llegar a tiempo a clases, ¿qué amerita, entonces, saltar al pasado? Personalmente considero la explicación bastante recreativa porque ofrece una situación inusual en ésta temática –con esto me refiero a la necesidad de ‘salvar algo’ o ‘salvar a alguien de algo’-, insuficiente para algunos, sentimental para otros, es una cuestión que dependerá de cada quién y lo que uno considera ‘importante’ en una situación como la presentada.

Para finalizar me gustaría remitirme a un punto importantísimo –según yo, obviamente- en la historia: el romance. Si bien la premisa del uso y abuso de saltos temporales es el principal eje de la película, no se puede ignorar la importancia de las relaciones amorosas por cómo afectaron a sus personajes y al desarrollo de la historia. Desde mi punto de vista, se manejó bastante bien el uso de este elemento como motor para la historia; no es escaso, pero tampoco se excede a pesar de enfocarse –en mayor o menor medida- en distintos personajes, incluyendo a su protagonista, en el transcurso del relato. Toki wo Kakeru Shoujo no es una película enfocada en el romance, pero sí nos deleita con puestas en escenas que incluyen distintas facetas del mismo, desde una confesión fallida a una relación que no perduró y la promesa de un amor eterno; sin embargo, confieso que me sentí algo decepcionado cuando no sucedió lo que tenía que suceder en ése momento. La situación lo ameritaba y nos fallaron. Grité de frustración, pero me calmé, respiré profundo y me contenté con la certeza de que era el final apropiado, el cierre que una historia como ésa se merecía, ni más ni menor. Perfecto.

Puedo vivir con eso, después de todo, estoy encantada con el producto final.

Personajes

Ninguna historia puede mantenerse en pie –o sobrevivir a la inclemencia de sus propias circunstancias- si carece de personajes capaces de brillar con luz propia. Toki wo Kakeru Shoujo consiguió sobresalir a través de la (aparente) simpleza de su argumento y, honrando sus raíces, su elenco se mantiene en ésa línea.

Considerando la duración de la película –y la película per se- el grupo que transcurre a lo largo y ancho de la historia es pequeño. Estoy bastante segura de haber resaltado en reseñas previas mi preferencia por un repertorio reducido bien desarrollado a un tropel mal trabajado. Benditos sean todos los que estuvieron a cargo del proyecto, Toki wo Kakeru Shoujo se ubica en la primera clasificación. Son ocho los personajes que aparecen de forma recurrente –hablando en términos relativos- y, en cierto modo, son relevantes para la historia, comenzando por nuestra protagonista, Konno Makoto.

Makoto no es un prototipo de estudiante modelo; es impuntual, descuidada y perezosa y todavía no ha tomado ninguna decisión sobre su futuro. A pesar de su desaliñada vida escolar, Makoto se entretiene todas las tardes jugando béisbol con sus mejores amigos, Mamiya Chiaki y Tsuda Kousuke. Seré sincera, en un comienzo el personaje no me agradó demasiado a pesar de que podría considerarse como un reflejo de los espectadores, quizás un poco más inmaduro y chillón, quizás un poco menos profundo porque el personaje en realidad no tiene demasiados matices (aunque sí un desarrollo notable). O quizás fue la elección del seiyuu lo que no terminó de convencerme. No me gustó la voz de Naka Riisa para doblar a un personaje como Makoto, en ocasiones parecía que oía una parodia del personaje, especialmente cuando reía. Ésa es una distracción. Una pésima distracción.

Peeero… el personaje terminó por satisfacerme ya que obtuvieron una buena combinación de comedia y drama enmarcados en su proceso de aprendizaje. Makoto inició siendo una muchacha egoísta que hacía uso de un poder que no comprendía en su totalidad, cuya única ‘preocupación’ era divertirse al máximo aprovechando todas las ventajas que los saltos le proporcionaban, sin detenerse a pensar ni por un minuto en cómo repercutía a su alrededor. Sin embargo, la experiencia, las malas decisiones y sus respectivas consecuencias consiguieron que saliera poco a poco de la burbuja que ella misma había creado, que fuese consciente de los efectos y aprendiese a resolver sus problemas sin recurrir a los saltos en el tiempo como la primera –y la única- opción. Makoto es la mensajera de la película y, personalmente, creo que tuvo éxito transmitiendo la intención.

Haz click para ir a la fuente original

Haz click para ir a la fuente original

Haz click para ir a la fuente original

Haz click para ir a la fuente original

A diferencia de Makoto, Kousuke tiene una personalidad más tranquila y es mucho más aplicado en sus estudios porque ya tiene una meta en la vida que está empeñado en realizar. Es bondadoso y afable, pero también gracioso y jovial. Si bien es uno de los personajes con mayor constancia en la historia, su papel dentro de la temática ‘viajes en el tiempo’ se remite a participar inadvertidamente en las regresiones de Makoto durante la primera parte de la película y en verse inmerso en el momento dramático a pocos pasos del final. También, por supuesto, mantiene su papel como el pilar de Makoto, su fiel y confiable amigo.

Y mi personaje favorito de la película es… Chiaki, sin lugar a dudas. Comparte con Makoto y Kousuke el papel protagónico, pero se presenta como una estudiante que comparte muchos de los defectos de ella, incluyendo su actitud bromista y juguetona durante la mayor parte de la historia. No es sino hasta las secuencias finales que apreciamos las dimensiones del personaje. Tan cortas, tan precisas y tan preciosas para grabarse en tu retina para siempre. Podría dedicarle más de tres párrafos al personaje, pero incurría en un spoiler maximus arruinándoles la experiencia a todos aquellos que no han visto la película aún porque, en serio, los descubrimientos en éste film son gloriosos; no te lo imaginas, para nada, pero se desarrollan de forma completamente natural.

Takase Sojiro es un personaje con breves, pero poderosas escenas. Podría considerarse que Takase fue la ‘víctima’ de las intervenciones al pasado de Makoto porque las decisiones que ella tomó para rehacer ése pésimo día en su beneficio terminaron afectándolo a él de forma indirecta y lo convirtieron en víctima de burla y abuso por parte de otros compañeros. De forma sucinta, Takase representa a una bola de nieve que rueda por la colina. Comienza pequeña, producto de una acción que consideramos insignificante, para aumentar su tamaño en cuestión de días, restregándonos en la cara cómo una nimia decisión puede desencadenar un infortunio.

Mencionaría a otros personajes secundarios como Konno Miyuki, la hermana menor de Makoto, Hayakawa Yuri, su mejor amiga, Fukushima-sensei, su maestro, o Fujitani Kaho, la kouhai enamorada de su amigo… pero sus participaciones dentro de la historia son pequeñas, lo suficiente para que ustedes lo descubran por sí mismos. Pero me gustaría destacar a un personaje que llamó mi atención desde su primera aparición: Yoshiyama Kazuko, la tía de Makoto, una mujer misteriosa que parece saber mucho más de lo que dice y genera tanto interrogantes sobre su pasado como teorías al respecto.

Nuestro elenco es pequeño, ya lo dije, pero eso no significa que todos y cada uno de ellos experimenten un desarrollo a nivel personal debido, en parte, a que la película transcurre en un período de tres o cuatro días, pero los continuos viajes de Makoto, muchos de ellos en un mismo día, dan la sensación de que el tiempo ha sido más prolongado.  Sin embargo, es innegable que la mayoría –en especial los protagonistas, claro- fueron construidos y trabajados apropiadamente, sin caer en tipos o clichés más que conocidos. Probablemente el único personaje que alcanza una suerte de crecimiento es Makoto pues siendo el personaje que atraviesa por un constante prueba y error, aprende de sus fallos y logra cierto grado de madurez, lo que se demuestra especialmente en la secuencia final en un contraste a la protagonista indecisa sobre su futuro que apareció al comienzo de la historia.

¿La historia? Excelente. ¿Los personajes? Buenos.

Animación

Si bien el diseño de los personajes está ligeramente basado en el manga del 2003, Toki wo Kakeru Shoujo se mantiene en línea con el sello distintivo de su director, Hosoda Mamoru, fácilmente reconocible en otras de sus producciones, como Bakemono no Ko y Ookami Kodomo no Ame to Yuki. Debido a esto último, la animación podría parecer simple, a primera vista, pero lo cierto es que al espectador no le tomará demasiado percatarse del magnífico trabajo realizado. Las expresiones de sus personajes que reflejaban tanto la comedia como la emotividad, sus movimientos e interacciones… no encontré ningún error.

Para la paleta de colores se decantaron por tonalidades pastel, más cálidas y suaves, manteniéndose en línea con la temática de la historia; por otro lado, escogieron a la perfección tanto la coloración como la ambientación para ilustrar los saltos en el tiempo, escenas que disfruté mucho a pesar de ser escazas. Sin embargo, quizás lo que me produjo mayor satisfacción fueron los planos que enfocaban por brevísimos momentos a personajes y fondos que no tenían verdadera relevancia en la historia, pero conseguían potenciar el ambiente al enmarcarse con la banda sonora o con los diálogos de los personajes. Me fascinaron, por completo, y eso me demostró –de nuevo- un especial cuidado en el apartado visual.

La película nos deleita con una animación constante, sin fallos, que no decae en ninguna secuencia, acierta en los ángulos, la exposición y el tiempo destinado a cada escena. En síntesis, todo fue excepcional. (La escena del tiempo detenido… no tengo palabras para describir cuán sensacional fue).

Música

En reseñas anteriores mencioné lo difícil que es que la música en un anime consiga decepcionarme. En algunas ocasiones, cuando todo el conjunto es un fracaso máximo, el apartado musical es quizás el único componente que suma puntos y evita que condene a la hoguera a una producción; sin embargo, eso no significa que recordaré hasta el final de mis días la banda sonora. No es difícil ser bueno en algo, pero sobresalir en ello… es un mérito que pocos pueden alcanzar. Toki wo Kakeru Shoujo lo consiguió.

Oficialmente estoy perdidamente enamorada del OST de ésta película. Todas, repito todas y cada una de sus composiciones se marcaron un gol de primera categoría en mi corazón. Yoshida Kiyoshi y Oku Hanako realizaron un excelente trabajo, sin duda alguna, pero siento una particular fascinación por “Natsuzora ~Opening Theme~”, “Karakuri Tokei ~ Time Leap”, “Kawara nai Mono” y “Daylife”, ésta última porque la combinación de la música y su respectiva escena me superaron.

Reflexiones finales

LO BUENO

Toki wo Kakeru Shojo es una película excelente que acopla la ciencia ficción, el drama, la comedia y una pizca de romance de forma sublime en poco más de hora y media.

La temática de viajes en el tiempo (casi) siempre es un deleite, pero la historia logró atraer la atención hacia una relato que no se enfocó en las repercusiones a gran escala, sino que fungió como una enseñanza acerca del fruto de nuestras acciones y la necesidad de vivir el presente y aprendiendo del pasado sin perder de meta nuestro futuro. Obsesionarse con ‘lo que pudo ser, lo que pudimos hacer’ puede hacernos olvidar que lo que realmente importa es vivir éste momento porque ‘el tiempo no espera a nadie’, frase constante en la película que cobra sentido una vez finalizada. Una historia adecuada para un mensaje adecuado.

¿Mencioné que me encanta el OST? Pues lo diré de nuevo: m e  f a s c i n a. Por favor, sólo escúchenlo y disfruten. ¿Ya dije cuánto me gustó el final? Entonces lo repetiré: ermitaños, no puedo concebir un mejor final que ése. Es una especie de nuevo comienzo mezclado con la promesa, ése ‘algún día’. Ay, disfruto ése tipo de cierres aunque a veces me hacen sufrir.

LO MALO

No tengo demasiados problemas con los personajes, pero me hubiera gustado que se ahondase un poquito más en desarrollar alguno de ellos. O, al menos, no dejarnos en blanco sobre su origen. La tía de Makoto es un misterio total y, si bien eso le añade cierta intriga a la historia, hubiese sido interesante -y tal vez positivo para la historia- conocer un poco más sobre ella, cómo sabe lo que sabe y qué sucedió en su pasado con los involucrados de su breve relato.

La animación podría ser un disuasivo para algunos; es sencilla y no atractiva a la vista, pero si confían únicamente en sus ojos estarán perdiéndose de una experiencia invaluable. Al menos si se trata de ésta película.

Puntuación

Resultado de imagen para toki wo kakeru shoujo tumblr

 ♦ Excelente

Anuncios

6 comentarios en “Reseña: Toki wo Kakeru Shoujo

  1. Rubí dijo:

    Akiba,

    Esta película la vi hace como 1 mes y debo decir que ha sido perfecta. Me hubiera gustado un pelín más de información, especialmente de la tía pero incluso eso es parte de su encanto. Me ha dejado pensando también, pero bueno, eso me sucede en casi todo lo que me topo pues tiendo a buscar el significado de las cosas. Recuerdo que llegué a esa película por El niño y la bestia, ojalá pudieras hacer una reseña de esa, digamos que Mamoru sabe contar historias…

    Saludos Akiba!

    Rubí

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Hola, Rubí 😀

      Comparto contigo la opinión de que hubiese sido un plus para la película la inclusión de la historia de la tía porque es bastante interesante; de todos modos, creo que ése halo de misterio no fue negativo, sino que le imprimió un cierto tipo de encanto, como tú misma dices.

      A mí también me gusta el trabajo de Mamoru, tanto por su animación como por su narrativa, y sí tengo en mente reseñas otras de sus películas, como Summer Wars, Ookami Kodomo no Ame to Yuki y, por supuesto, Bakemono no Ko (El niño y la bestia). Eso sí, no creo posible reseñarlas en diciembre porque estoy con un quebradero de la cabeza con las otras reseñas para éste mes. Con suerte, quizás en enero, pero también quiero reseñar las producciones de otros directores como Makoto Shinkai, Satoshi Kon y Mamoru Oshii. Veremos cómo organizo mi tiempo.

      Gracias por comentar ❤

      Me gusta

  2. Khalil7774 dijo:

    Saludos!
    Recién llegando x aqui a checar que cumplas tus promesas 😀 de reseñas…
    Esta película la vi hace tiempo y me encantó, la verdad es que es muy buena y tu reseña planta muy bien el sentido del viaje en el tiempo que nos transmite la pelicula, digo, tal vez no todos tengamos el impulso de ir a matar al bebe Hitler, al poder viajar al pasado, sino que tal vez nos vayamos por asuntos mas “cotidianos” 😀
    Solo si me autorizas te digo que onda con la “Tía Bruja”, como le dicen de cariño, porque puede ser medio espoileoso, si es que no lo has averiguado ya (via wikipedia), pero hasta en eso fue genial la pelicula…

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Hola, un gusto tenerte aquí también 😀

      Pues, mira tú, estoy cumpliendo mis promesas/obligaciones más pronto de lo que pensé; espero mantener un buen ritmo para continuar con las otras 13 reseñas. Necesito toda la energía y motivación existente en éste mundo. ¡Pero lo conseguiré!

      Toki wo Kakeru Shoujo es una de mis películas animadas favoritas porque plantea muy bien la premisa de viajes en el tiempo que no están motivados ‘por un buen mayor’, sino por razones personales, deseos egoístas. Podría parecer poco interesante, pero consigue transmitir el mensaje maravillosamente. Me alegra que mi reseña consiguió plasmar parte de la intención; estaba un poco liada el día anterior porque me parecía que no lograba transmitir en palabras la impresión que la película me otorgó. Aparentemente lo conseguí, yeah 😀

      Afortudamente no fui spoileada antes de ver la película, pero la curiosidad sobre la Tía Bruja me condujo hacia ciertos foros que me ilustraron un poco sobre ‘el origen’ de su conocimiento. De todos modos, algún día leeré el manga para confirmar por mí misma su historia, que me parece interesante y me hubiese gustado que se incluyese en la película. Gracias, de todos modos. Cuando desvele los misterios quizás podríamos debatir sobre la situación que ambas, Makoto y su tía, enfrentaron y enfrentarán 🙂

      Gracias por comentar. Saludos 😀

      Le gusta a 1 persona

  3. Jane dijo:

    La tengo pendiente (como otras muchas, no, muchísimas películas animadas) y sé que algún día la tengo que ver. No he visto nada de este director, tampoco xD.
    Creo que sé a qué escena te refieres en la que no sucedió lo que querías (Tumblr es una constante de spoilers en mi vida), pero al menos podemos celebrar que el Victuuri es canon, ¿verdad? 😀
    Besos

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Hosoda Mamoru me gusta, principalmente por su estilo de animación a pesar de ser inusual y ‘simple’. En su momento -algún día, promesas vanas- reseñaré otras de sus películas. Yo te recomiendo que le eches un ojo lo más rápido posible porque no tiene desperdicio; es una de las películas animadas que más me han gustado. Probablemente sea ‘ésa escena’ porque ya me la encontré varias veces, pero el golpe sigue siendo duro -todavía más- después de ver la película completa.

      Tumblr es la cuna de los spoilers desde el día de su creación así que prefiero mantenerme bien lejos, pero bien lejos porque ya me arruinó varias series -ej. Shingeki no Kyojin-. ¿O sería más apropiado decir que yo me arruiné a mi misma? Detalles, detalles… Felizmente ésta película la vi en el momento adecuado, así que ni Tumblr ni Twitter ni ninguna red social de turno me fastidiaron la experiencia.

      ¡SÍ, VICTUURI ES CANON! Estoy flotando en un burbuja de placidez desde ayer; sigo sin creer lo que vieron mis ojos porque fue demasiado bello para ser cierto. Ay… Kubo-sensei, muchas gracias. No sabía que necesitaba tanto de un anime como YoI hasta que llegó a mi vida xD

      Besos, linda 😀

      Le gusta a 1 persona

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s