LA CRÓNICA DE YURI!!! ON ICE: Un beso, una proposición y un compromiso (y todo lo que representa)

I DREAMED A DREAM

Yuri!!! on Ice es un anime que marcó historia al romper la barrera del fanservice y canonizar una relación gay que ni en nuestros mejores sueños se hubiese vuelto realidad.

Recapitulemos…

Cuando el anime se estrenó el 6 de octubre, habíamos concebido la idea de que estábamos ante otro producto que mezclaría el fanservice femenino y el deporte, una fórmula que había demostrado funcionar más que bien temporadas anteriores. A medida que la historia avanzaba, sin embargo, comenzamos a percatarnos de ciertas cosas. Primero, los comentarios que Viktor hacía sobre su relación con Yuuri eran demasiado explicitas para un anime que se podía considerar queerbait. Se hablaba de ‘besos’ y de ‘novios’ de forma directa y seria, sin bromas ni chistes de por medio. Ésa fue la primera señal, pero estábamos demasiado flotando en la burbuja que Yuri!!! on Ice había convertido como para darnos cuenta de lo que se avecinaba.

Nadie se imaginó que algo como la secuencia final del episodio 7 pudiese ocurrir en un anime de deportes que no estaba clasificado como yaoi. ¡Pero nuestros ruegos fueron escuchados y la fantasía se hizo realidad en un beso (censurado, por desgracia) que incendió todas y cada una de las redes sociales! La magnitud del acontecimiento nos mantuvo alerta; sin embargo, debo confesar que después del séptimo episodio –y con permiso de mi propia persona, me atreveré a copiar un par de fragmentos de un breve post que publiqué en la página del Facebook-, no creí que pudiesen presentar una situación, que sin ser explícita, nos demostrase -de nuevo- que su relación sí es real, que están avanzando como una pareja y que son tan canon que duele. Para mi deleite, lo consiguieron en el episodio 9, con unas pocas secuencias, sin beso, pero con una carga emotiva y una promesa a futuro que me generó emoción, alegría extrema y un par de lágrimas.

MAPPA regresó, arrojándonos sorpresa tras sorpresa, cada una más impensable que la anterior. No sabía cuánto necesitaba de un anime como Yuri!!! on Ice hasta que llegó y lo hizo para grabarse a fuego en mis retinas.

Ya lo había comentado en Twitter y en Facebook, pero es prudente mencionarlo también acá para la finalidad de ésta entrada: una gran mayoría de miembros de cualquier fandom –de anime o manga- se acostumbraron a la idea de que su OTP Gay se volvería realidad en la ficción que los propios fans construyen, ya sea por medio de fanfics, fanarts o doujinshis. Un beso que no estuviese motivado para incentivar la comedia o atraer la atención, sino por los sentimientos románticos de los personajes era un impensable, ya que solo el 0,0001% de los animes/mangas se atrevían a romper el tabú. Y Yuri!!! on Ice es parte de ésa cifra.

El anime nos generó expectativas sobre una relación homosexual que poco a poco va cumpliendo. Al comienzo nos entregó a una pareja que tuvo –y tiene- que trabajar en la confianza mutua y el entendimiento, la atracción siempre estuvo ahí, así que el paso siguiente era el amor que se vio plasmado en un beso que fue festejado en todos los confines de este mundo.

El reencuentro en el aeropuerto –y la preview del episodio siguiente- avivó las fantasías de un anillo y, por consecuente, de una boda. Repito: estaba reacia a concebir esperanzas. Yuri!!! on Ice nos había dado mucho más de lo que jamás hubiésemos esperado de un anime, ¿pero una proposición, un compromiso? No, ¡¿una boda?! Eso superaría incluso a la mayoría de animes y mangas que sí estaban ubicados dentro de género Yaoi o Shonen-ai y dudé, sí, lo reconozco, que un anime de deportes superase todas ésas las barreras.

Entre bromas y deseos manifiestos, se hablaba de una relación a largo plazo con argollas, rosas blancas, un certificado de matrimonio y su precioso perro. Yuuri le ‘propuso’ a Viktor permanecer juntos por siempre y nuestro querido ruso nº1 expresó que parecía una petición de matrimonio. Fue una declaración de intención hermosa, que sin ser ‘demasiado explícita’ consiguió transmitir el mensaje. Una semana atrás, ésa era nuestra proposición de matrimonio, la única que pensamos que obtendríamos.

Nos equivocamos. Corrección: me equivoqué. De nuevo.

En el episodio 10, un especial previo al Grand Prix Final, Viktor se convierte en el narrador y después una introspección sobre cómo afectó la llegada de Yuri a su vida, dándole algo que había descuidado: amor -sus palabras, no las mías-, entrenador y pupilo se embarcan a un día de turismo, fotografías y compras por Barcelona. Yuuri está ansioso por recompensar a Viktor de alguna forma, agradecerle por su apoyo, así que lo arrastra hasta una joyería y compra un regalo para Viktor: un anillo. ¿De dónde salió la otra? De acuerdo a las observaciones de algunos fans, Yuuri solo consiguió un anillo, no dos como todos creíamos inicialmente. ¿Entonces…? Viktor le compró a Yuuri ése aro, de ahí su emoción y sorpresa; al igual que nosotros, Yuuri no esperaba que ambos coincidieran en la intensión, lo que hace ésta escena todavía más significativa. Y como si se tratase de un sueño, frente a una iglesia, con un coro cantando de fondo, ellos prácticamente intercambian votos y se prometen confiar el uno en el otro. Si eso no fue suficiente para producirnos una sobredosis de azúcar por semejante despliegue de hermosura –o una muerte por reventarnos los tímpanos de tanto gritar, seguro-, Viktor y Yuuri se reúnen con el resto de competidores –excepto JJ, gracias a Dios- y, entre bromas y recuerdos bastante interesantes sobre los hábitos de bebida de Yuuri, Chris se percata de los anillos, Pichit lo interpreta de la única manera posible y Viktor confiesa, tan propio de él, que se casarán cuando Yuuri gane la medalla de oro.

Y es éste el preciso momento en el que todo el fandom de Yuri!!! on Ice murió. Feliz, eso sí porque sucedió lo imposible. ¿Qué más podríamos pedir? Espera… Dejemos que MAPPA nos sorprenda. De nuevo.

Podemos discrepar sobre un montón de aspectos relacionados con el anime -la música, los personajes, la animación-, pero creo que un punto que se debe tener en cuenta es que la relación de Viktor y Yuuri es una de las mejores cosas que le han sucedido a la animación japonesa en los últimos años.

Quiero pensar en ella como un avance y un buen presagio para el futuro, un llamado a otros escritores, directores y casas de estudio que sepan que la inclusión de la diversidad en sus obras no hace menos a un producto. De hecho, si se hace bien, puede engrandecerlo.

(Me gustaría hablar un poco sobre los orígenes de la relación de Viktor y Yuuri que, según lo revelado en éste último capítulo, se remiten mucho tiempo atrás de la línea temporal de la historia, pero preferiría tener a consideración el siguiente capítulo porque parece que será un poco más aclarativo, al menos en lo que respecta a Viktor. Espérenlo, por favor).

DE HATERS Y LOVERS (O ‘SOBRE LA IMPORTANCIA DE ENTENDER EL FANSERVICE DENTRO DE LA HISTORIA Y LA INCLUSIÓN DEL GÉNERO YAOI’)

 

tumblr_ohtz6krlwk1vilr5ko1_540

Yuri!!! on Ice se ha convertido en uno de los animes más populares, no de la temporada, sino del año. Y la popularidad nunca está exenta de críticas polarizadas ya sea a favor o en contra del tema en cuestión. Contrario a mi política de mantenerme a distancia de los comentarios en redes sociales (porque consiguen irritarme como pocas cosas), me detuve a revisar y analizar diversas opiniones sobre los últimos acontecimientos del anime. Si bien ya anticipaba cierto tipo de reacción desfavorable, no esperé semejante distorsión de la realidad proveniente tanto de aquellos que criticaban la serie como de aquellos que la defendían.

Primero que nada… apoyar o censurar a cualquier situación o producto no significa que nos ceguemos ante sus defectos, en el primer caso, o excluyamos sus principales aportes, en el segundo. Es importantísimo tener en cuenta tanto lo positivo como lo negativo porque hacer omisión de uno de ellos limita (aún más) la objetividad con la que se está analizando el tema. Y, desgraciadamente, Yuri!!! on Ice se halló inmerso en medio de la guerra.

El principal motivo de disentimiento entre ambas partes es, cómo no, el fanservice. Previo al episodio 7 se argumentaba que la relación entre Viktor y Yuuri era queerbait porque jamás, en un anime de género spokon no yaoi, se había incluido a una pareja homosexual y tanto partidarios como detractores suponían –erróneamente como comprobamos después- que Yuri!!! on Ice sería igual; sin embargo, contrario a lo que uno podría pensar después de la escena del beso, de la proposición y del compromiso, la palabra ‘fanservice’ no desapareció del vocabulario afín al anime, ya sea usando el término para acusar a la serie de ‘vende humo’ o para rechazar, por completo, su existencia en ésta animación.

Desde mi humilde punto de vista, tanto unos como otros tienen la razón.

Yuri!!! on Ice sí tiene fanservice. Eso es innegable, pero es meritorio clarificar cómo se manifiesta en el anime. ¿Y esto es…? Chris posando semidesnudo en una piscina, los enfoques a los traseros de los patinadores y, por supuesto, la escena final del episodio 10: el pole dance de Yuuri. Todo esto es irrelevante para la trama a pesar de que consigue que algunas situaciones sean diez veces más graciosas, pero la historia no necesita a Chris imprimiendo su sex appeal en cada escena que aparece y tampoco un acercamiento de las nalgas de Yuuri -muy bonitas, sí, pero innecesarias- para sobrevivir o para remontar la serie; con el patinaje –y el Victuuri, no olvidemos el Victuuri- le basta y le sobra.

Quizás el primer punto sirva para retratar la personalidad bombástica, vivaracha y extrovertida de Chris, pero se pudo recurrir a lo mismo utilizando otros medios, quizás un poco más sutiles, quizás menos vergonzosos, pero nunca tan divertidos. Y Yuuri no requirió como único medio bailar en un tubo para atraer la atención de Viktor, eso ya lo sabemos… Además díganme ustedes, ¿qué hacía un poste en medio de un banquete donde se celebraba la culminación del Grand Prix Final? No lo sé y tampoco me importa porque disfruté como nunca de ésa secuencia y Yuuri como stripper es impagable, así que la lógica del anime no la discuto.

Entonces… sí, hay fanservice en Yuri!!! on Ice, pero –el gran pero- la relación entre Viktor y Yuuri no puede considerarse como otro pedazo de ésa torta. No, no, no. Ése barco ya zarpó hace mucho tiempo, maifrends. Viktor y Yuuri son dos personas adultas en una relación sana. Su vínculo nació de la atracción que experimentaron el uno por el otro desde el minuto cero, pero que fue evolucionando en el transcurso del tiempo, en base a la confianza y el respeto mutuo y que se fortaleció después de superar los miedos y las inseguridades. Viktor era el ídolo de Yuuri; desde niño, él lo vio como una persona inalcanzable que estaba por encima suyo y que jamás podría superar. Después de conocerse y convivir, poco a poco, Yuuri ha ido descubriendo que Viktor es más que el patinador perfecto, comprendió sus fallos como entrenador y lo reconoció como un amigo, un compañero y, porqué no, una pareja, como un igual.  Ahí no hay cabida para el fanservice, en lo absoluto.

Ahora bien, argumentar que Yuri!!! on Ice ha abandonado el deporte para centrarse en el romance es una mentira tan grande como el cielo sobre nuestras cabezas. Si gustan pueden cronometrar la cantidad de tiempo que algún momento Victuuri se robó escena y compararlo con las secuencias de patinaje. El beso se dio en las momentos finales después de más de 15 minutos de rutinas artísticas, el reencuentro en el episodio 9 también mantuvo ésa línea y el fantabuloso episodio 10 era un especial, una previa al Grand Prix Final que nos deleitó con la dinámica entre Viktor y Yuuri, sí, pero también nos permitió conocer un poco más el mundo de Yuri!!! on Ice a través de los ojos de Viktor, cosa que se agradece porque todos los episodios se han narrado, por decirlo de algún modo, desde el punto de vista de Yuuri.

Entonces… ¿qué está pasando aquí, que motiva éste tipo de comentarios? Podemos resumirlo en ése palabrita que quizás una gran mayoría está barajando en sus mentes, pero eso sería simplificar el asunto, cosa que prefiero no hacer.

Personalmente, creo que se sigue considerando que Yuri!!! on Ice es fanservice por las razones equivocadas debido, en parte, a la incredulidad que sigue latente en varios espectadores ante la inclusión de sexualidades diversas en animes que no están catalogados como Yaoi o Yuri; no es de extrañar su escepticismo porque la proporción de mangas y animes que adoptan ésta realidad como parte de su temática es de 1 a 10000. Tal cual.

Y, por otro lado está el factor más evidente: el tinte de repulsión que se percibe en algunos comentarios/críticas/alaridos en general es producto del temor a que sus orientaciones sexuales estén en peligro por la presencia de parejas y personajes gays aparentemente, porque si dos hombres aparecen abrazándose, besándose y comprometiéndose… Adiós, mundo cruel; cómo te atreves a hacer, Japón, yo te quería; ¿alguien quiere pensar en los niños? En otras palabras, la homofobia y el machismo en su estado más puro. O más pútrido, en realidad.

Si bien éste tipo de reacciones me produce un profundo rechazo, no puedo ignorar la otra cara de la moneda. Mencioné también a aquellos que apoyan la causa porque, a pesar de que sus intenciones sean buenas, no considero que la proyección sea la más adecuada. Leí varios comentarios de partidarios del anime –y de críticos, también- que solicitaban la inclusión de ‘Yaoi’ o ‘Shonen-ai’ como parte de los géneros. Desde mi apreciación, esto no beneficia a la historia de ningún modo porque, en primer lugar, Yuri!!! on Ice tiene una pareja homosexual oficial, sí, pero eso no significa que el punto central de la historia sea el Victuuri. Dígamoslo de otro modo: no consideramos a Fullmetal Alchemist como romance solo porque Edward y Winry son una pareja ya que la trama no se enfoca ni prioriza su relación desde una perspectiva romántica. Yuri!!! on Ice es un spokon, es un anime de deportes. Punto.

En segundo lugar, si pretendemos normalizar la homosexualidad –porque digan que lo digan en base a credos, dogmas e ideologías, es algo normal-, solicitar que se considere ‘Yaoi’ no ayuda; al contrario. La etiqueta funciona como una advertencia: “Esto es un spokon, pero cuidado, cuidado, que también es un yaoi”, advertencia que es innecesaria porque Yuri!!! on Ice no cubre con ninguno de los requisitos de un yaoi; es decir, una relación sexual explícita. Ejemplifiquemos.

Shin Sekai Yori incluyó personajes y parejas que se podrían denominar bisexuales –se podrían ya que en la historia la sexualidad no es una ‘condición inusual’ que merece una denominación diferente, un nombre para diferenciarse-. Por supuesto, muchos se quejaron y abandonaron la serie porque ‘no se les advirtió’ que contendría ese tipo de escenas, porque se debe advertir que habrá una pareja o un personaje homosexual o bisexual, no vaya a ser que a alguien le dé un infarto.

Un montón de personas podrán no estar de acuerdo conmigo, pero yo defenderé hasta el final que no se etiquete en ningún anime o manga que no tenga al romance como eje principal si aparecen relaciones heterosexuales u homosexuales porque se debe comenzar a entender y a aceptar que la inclusión de esto como parte de la temática no es algo que deba ser advertido, que necesite ser comunicado para ahuyentar a los asustadizos. Es algo normal porque las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales existen y pueden ser tus amigos, compañeros de clase, de trabajo, tus jefes, tus vecinos, los vendedores de fruta del mercado o desconocidos con los que compartiste un asiento en el transporte público y nadie está caminando con un cartel sobre su cabeza que diga “Soy gay, lesbiana, bisexual, transexual, cuidado, aléjate”. Se advierte sobre algo que no nos gusta, algo para lo que debemos estar preparados y así evitar sorpresas, disgustos o malentendidos. ¿Una relación homosexual por qué debería advertirse, para evitar herir susceptibilidades, para resguardar la hombría del prójimo, para salvar animales heridos? No me hagan reír.

Si vives con miedo de que aparezca un personaje o pareja homosexual y abandonas historias que consideraste buenas hasta que apareció ‘un maricón’ quizás es momento de detenerte y meditar un momento acerca de tus prejuicios y el grave problema de intolerancia que cargas sobre tus hombros. Es todo lo que diré al respecto.

Chicos, chicas, público en general que terminó aquí por alguna razón, me congratulo porque demuestren su apoyo a Yuri!!! on Ice, pero celebraría de corazón si todos nos detuviéramos a pensar si ésas palabras en ‘defensa’ de la serie realmente serán beneficiosas para éste anime y para los que están por venir.

ARIGATOU GOZAIMASU!

kubo

“No matter what everyone in the real world thinks of this work, the world within it will remain a place where there will be no discrimination for what you love. I will protect that world, no matter what it takes, even if it’s the last thing I do.”

“No importa lo que todos en el mundo real piensen de este trabajo, el mundo dentro de ella seguirá siendo un lugar donde no existirá discriminación hacia aquello que amas. Voy a proteger ése mundo, no importa lo que se necesita, incluso si es lo último que hago.”

En el contexto de la historia, Kubo aclaró que la discriminación por orientación sexual no existe. No es realista, sí, pero es una utopía maravillosa. ¡Quién no desearía vivir en un mundo así, en el que sin importar cuál sea tu lugar de origen, de dónde vengas y a dónde irás, nunca se te juzgará por amar a quien algunos consideran ‘inapropiado’!

En ése sentido creo que la aclaración es importante porque desde hacía semanas, previas y posteriores a la escena del beso, pululaban muchos comentarios sobre lo irreal del anime al presentar a una pareja gay que no sufría ningún tipo de discriminación, especialmente considerando la nacionalidad de Viktor. Rusia es uno de los países más homofóbicos del mundo, eso nos quedó totalmente claro desde hace años. Tomando en consideración el rumbo que la historia va tomando en cuanto a la relación entre Viktor y Yuuri, la puntualización sobre el mundo que ha sido creado es pertinente.

No abandono la esperanza de que algún día se publique un anime y/o manga no yaoi que incluya parejas y/ personajes LGBT más acorde a nuestra realidad, una que desafortunadamente está plagada de discriminación, rechazo y violencia, pero que es necesario que se retrate para visibilizar la problemática de una comunidad ignorada por sus propios pares. Por el momento, sin embargo, no puedo sino manifestar mi satisfacción por la forma cómo se está desarrollando la historia y cómo se maneja la relación, no solo entre los protagonistas, sino también entre los competidores (ej. Yurio y Otabek *guiño*).

La siguiente semana comienza el Grand Prix Final y estoy muy emocionada por cómo se desenvolverán todos los participantes, especialmente Yuuri y Otabek, pues si bien sabemos que es bastante talentoso, no apareció ejecutando ninguna de sus rutinas para la competencia. Mi corazón está dividido entre la mayoría de los chicos ya que una parte de mí quiere que todos ganen -excepto JJ que necesita una dosis urgente de humildad, en serio. No negaré, eso sí, que mi bandera más grande tiene estampado el nombre de Yuuri; hemos visto paso a paso su transición, su progreso y sus tropiezos, cómo ha ido superando sus debilidades, sus miedos y consiguió la fuerza, física y mental para superarse a sí mismo. (En realidad… también apuesto mis fichas por Yurio, ¡ése chiquillo es maravilloso!)

Honestamente, espero que Yuri!!! on Ice se convierta en pionero de historias que se nieguen a frivolizar las relaciones homosexuales y nos deleiten con parejas carismáticas e interesantes que sí gocen de un vínculo sano y un progreso que casi nunca se observa en obras que sí son propias del género yaoi.

Dicho todo esto… en líneas generales, estoy realmente complacida con todo lo presentado hasta la fecha. Solo dos episodios, dos semanas más y toda ésta gratificante experiencia se acabará sin la seguridad de una segunda temporada confirmada –o un Ova, una película, un especial, ¡lo que sea!-, así que mis emociones están desbordándose.

Lo repetiré en su momento, pero de todos modos lo diré ahora: Kubo Mitsurou, Yamamoto Sayo, MAPPA… muchas gracias por todo esto. Es invaluable que un anime como Yuri!!! on Ice aterrizase en nuestras vidas. No tengo palabras para expresar cuánto me fascina éstea serie y puedo asegurar desde ya que pensaré en ella durante mucho, mucho tiempo. Arigatou gozaimasu!

p1p2p3

Si todavía no ha quedado claro -que lo dudo-, ¡Viktor y Yuuri son una pareja! ¡Victuuri es canon! ¡Banzai!

(Por favor, por favor, por favor, necesitamos una segunda temporada para seguir viviendo. Y una boda, si no es mucha molestia, una gran ceremonia con todos los amigos, familiares y competidores -excepto JJ- y a Makkachin llevando los anillos. Por favor).

Anuncios

11 comentarios en “LA CRÓNICA DE YURI!!! ON ICE: Un beso, una proposición y un compromiso (y todo lo que representa)

  1. demeru dijo:

    100 por ciento lo que yo pienso y me alegro que haya mas personas como yo que hayan entendido la importancia que tuvo este anime en nuestra comunidad, realmente hay gente muy molesta que dice que victuri es parte del fanservice o que es yaoi (nisiquiera saben usar apropiadamente las etiquetas) y eso realmente me ha molestado mucho pero cuando me encuentro a personas como tu que realmente lograron ver lo que este anime transmite me alegro mucho

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Oh, gracias por tu comentario, queridx. Me alegra mucho seguir leyendo opiniones como la tuya entorno a este anime porque la polémica innecesaria que se levantó es para no creer. Pues tú mismx lo dijiste, algunos se agarran a argumentos absurdos en un intento por defender su punto. Que no tiene nada de malo que a otros no les guste el anime -pasa en todos lados-, pero de ahí a lo que vimos todas estas semanas…

      En fin, se avanza poco a poco, pero con fuerza. Ya era tiempo de que animes como YoI aterrizasen en nuestras vidas. Se necesita de más producciones que representen de forma realista a un sector de la población constantemente discriminado. Mantengo la esperanza de que vendrán muchos más de ahora en adelante.

      Besos 😉

      Me gusta

  2. Asdfghjkl dijo:

    Me encanta tu blog y como te expresas con tanto sentimiento 💚
    JJ me dio lastima en el cap 11, me hizo dejar de tenerle tanto asco.
    Sinceramente espero que gane Yuri, ese rubio se merece todo. Es el mejor patinador de todos , Agape es hermoso y lo amo completamente, espero que gane el (aunque seguro gana Yuuri).
    Mi hermano esta super complacido de ver las nalgas de Yuuri cada vez que puede, dice que ya sabe que tiene fanservice pero que le encanta jajaja

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Oh, ¡muchas gracias! Me alegra mucho leer eso 😊 Pues sí, JJ me parecía insoportable en los episodios previos, el epítome de la arrogancia (por no decir que su canción es el himno más horrendo hacia el amor propio que escuché en mi vida), pero mostrarlo vulnerable en el ep. 11 fue un golpe y una sorpresa agradable. Es bueno que se muestre también como un ser humano que puede cometer errores y decaer ante la presión, pero sigue sin gustarme del todo, qué se puede hacer xD

      Mi corazón está dividido entre Yurio y Yuuri porque ambos me gustan mucho. A éstas alturas no sé quién ganará el otro, puede ser uno, el otro, o ninguno. Además después de la última escena no sé qué pensar. Tendremos que esperar al miércoles. Ay, los nervios…

      Bueno, yo tampoco me quejo por el fanservice. Un poco de distracción a la vista nunca está de más, la verdad xD

      Gracias por comentar xD

      Me gusta

  3. Khalil7774 dijo:

    Saludos!
    Bueno, que puedo decir? Para empezar, no vi nada de YOI en la temporada, de hecho en una entrada que hice al inicio de la misma, lo aclare, que porque no llamo mi atención, y en esos entonces ni se vislumbraba nada del pandemonium (o mas bien Fandemoniummmm!!! Celebrity Deatmatch dixit) De pareja del mismo genero que la serie acarrio…. De hecho, ni se necesita verla para enterarte de todo el hype que genero, y de que obviamente iba a generar tanto comentarios a favor ( que eran los que tapizaban mi TL de twitter, y eso que tengo poquitos siguiendo ) , como en contra, por las razones que mencionas; mi aproach fue de que simplemente no era lo mio y no lo veo, tan tan.
    Punto y aparte, lo que mencionas en la entrada es totalmente valido, para mi parecer, el fanservice es una cosa, y la trama de la pareja homosexual es otra. Que el fanservice esta ahi, creo que si ( una vez mas, yo no la vi, solo hablo de oidas, malamente pero bueno ); que el Victuuri tambien esta ahi, seguro. Pero son dos cosas diferentes, y que complementan la trama de un anime de deportes, en menor o mayor medida, pero estan ahi como sustento de una historia que trata primariamente sobre una competencia de patinaje sobre hielo. El fanservice vende? Si no, no lo pusieran en tantas series, al grado de echar a perder la mayoria ( ojo, no todas ) por la exageracion.
    Una pareja gay vende? Tal vez no tanto, pero aqui ayudo bastante, segun puedo ver al leer tu reseña y otros comentarios sobre el tema, pero sin ser el foco de la historia, mas bien siendo una circunstancia, que construye a los personajes o a una parte de ellos, para llevarlos hacia su objetivo que es ganar en el patinaje artistico. No se, espero que se entienda mas o menos lo que escribo, porque esta serie, de hecho si esta rompiendo esquemas, tratando de llevar un mensaje de aceptación e igualdad, que tanto falta en este mundo mundial de hoy en día ( y eso que Khalil es medio conservador ).
    Pero en fin, la entrada esta bastante amena de ler ( asi se dice ahora por aca por MX ) y me parecio muy adecuada en lo que mencionas de separar la gimnasia de la magnesia.
    Nos leemos!

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Es normal que no hayas visto el anime porque no es un producto para todo el mundo, al igual que el 90% de anime y manga, porque las personas tienen distintos gustos e intereses que pueden diferir sin problemas de las inclinaciones del resto y siempre existirán producciones más populares que otras, en definitiva. Pero lo que sucedió con Yuri on Ice es un nivel completamente diferente; el hype por el anime no decayó desde su estreno, todo lo contrario.

      Episodio a episodio la serie nos sorprendía con una historia sobre patinaje artístico con el añadido de una relación homosexual no caricaturizada (y con el plus del fanservice), así que la expectativa y la emoción no hacían más que incrementarse con el transcurso del tiempo. Naturalmente, un anime como éste jamás pasaría desapercibido en la comunidad y, como era de esperarse, los comentarios en contra estuvieron a la orden del día. Una reminiscencia al ‘escándalo’ que remeció el mundo cuando Free! se estrenó, en mi opinión, pero diez veces peor. Ay, la gente…

      Es indudable que el fanservice vende, pero el éxito de Yuri on Ice no está relacionado con ello, aunque inicialmente todo el mundo se sintió atraído bajo la premisa de una historia que sí aprovecharía el fanservice femenino. El sólido fandom que el anime consiguió fue gracias al patinaje y al Victuuri, un 2×1 que muchos y muchas estaban esperando desde hace eones y nada termina de creer todavía que nuestras plegarias fueron escuchadas xD

      Concuerdo contigo en que la serie rompió el molde que el fanservice construyó sobre las relaciones homoeróticas y ojalá, en un futuro cercano, otras casas productoras y otros escritores, estén dispuestos a ofrecer un contenido igual o mejor que la obra creada por Kubo-sensei y MAPPA, que tanto necesita la industria para enviar el mensaje de aceptación a las diferencias.

      Me alegra que el post haya resultado ameno, especialmente considerando que es bastante extenso. Hasta ahora no sé cómo escribí taaanto, pero bueno… a veces me inspiro xD

      Gracias por comentar 😀

      Le gusta a 1 persona

    • Akiba dijo:

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Me alegro de corazón que mi post te haya gustado y contuviese ‘todas tus ideas desorganizadas’ xD ¡Sí! Queremos una boda. Necesitamos una boda. Y todos están invitados (excepto JJ y su novia, qué gente tan odiosa).

      Saludos 😀

      Me gusta

  4. Rubí dijo:

    Akiba!!!

    Qué deleite leerte, tengo muy poco tiempo viendo anime de nuevo y es una de las cosas que más me ha reconectado con mi parte sensible que el mundo adulto casi casi aniquila, así que como soy relativamente nueva, apenas si logro entender este asunto de los géneros de anime y si soy sincera tiendo a perderme en las etiquetas.

    Como ya dije en otro de tus post, entré al anime por el shoujo y no se cómo carambas terminé en el yaoi, si soy sincera no me quejo y hasta cierto punto lo disfruto porque siempre siempre en mi familia se nos ha criado con la aceptación hacia la diversidad. Sin embargo no podía negar que el yaoi está cargado de las proyecciones y necesidades de los autores y terminan plasmando relaciones irreales, quizá hasta patológicas (como en Junjou romántica), en fin… Llegué a Yuri on Ice debido a la recomendación de una página de facebook de anime y entonces me ha legado la magia: He visto lo que jamás había visto, he visto cómo una pareja madura una relación hasta ir poco a poco fortaleciendo lazos, con todo lo que eso implica, con todo y los “ángeles y demonios” que todo ser humano posee, poseemos. Ahora bien, ¿cambiar el sexo de uno de esos personajes cambiaría la trama? Personalmente creo que no, y eso es lo más maravilloso, ahí encontré la magia. Creo que los autores han logrado hacer de nosotros lo que sería el equivalente a una especie de resignificación de las parejas Homo, es decir, se han dedicado a restar de las historias de amor entre personas del mismo sexo, todo tipo de cliché y entonces tenemos una relación que fluye, ¿que si hay discriminación o no en su entorno? eso ya es un plus (muy bueno por cierto) pues lo mejor, sigo pensando que es la relación misma entre Viktor y Yuuri ❤

    Como plus, yo veo la serie con mi hija de 14 años y hemos tenido discusiones largas y tendidas sobre si los personas principales eran o no pareja (antes de estos últimos capítulos, obviamente) y me encanta que en mi caso que tengo el firme propósito de enseñar a mis hijos que el amor no reconoce etiquetas, agradezco trabajos como esta obra.

    Por otro lado, también noté en este capítulo 10 que Yurio es capaz de derretir su coraza selectiva con un simple gesto de sinceridad y atención, lo digo por la promesa que deja el anime respecto a una posible relación entre el chico de la motocicleta y él. Por Dios, esto me está encantando porque ya sea que sólo se diera una relación de amistad especial o se desarrollara algo más, es genial que se presenten estos ejemplos de lo que sí se da en la vida real entre personas del mismo sexo, queramos o no verlos.

    Finalmente, pienso que es sumamente clara la intención de los autores al elegir la historia, la trama, las condiciones, pienso que no es coincidencia que la pareja de Yuuri y Viktor sean griego-japoneses pues son de las culturas que más conductas discriminatorias albergan. Qué maravilla que pensaran en todos los detalles, y que Kubo declarara que protegería ese mundo creado, me deja ver uqe hay consciencia en ello y que lo unico que puede resultar como consecuencia natural es una especie de modelado social. En fin, sólo me resta preguntarte si tú sabes dónde puedo leer el manga.

    Gracias Akiba!

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Hola, Rubí. Genial leer un comentario tuyo; te haz convertido en una seguidora activa cosa que agradezco mucho porque a quién no le encanta que sus lectores compartan su opinión. Muchas gracias 😀 Sobre el tema de los géneros… no te preocupes. Todos aterrizamos en este mundillo sin saber nada sobre la demografía y la temática pero, poco a poco, mientras vas conociendo más obras, tanto en anime como en manga, te resultará mucho más fácil manejarte e identificar algunas historias.

      ¿La historia sería diferente si alguno de los personajes fuese de género distinto? No puedo asegurar y negar nada, la verdad. Ya que Kubo-sensei creó un mundo sin discriminación por orientación sexual, las dificultades en la relación entre Viktor y Yuuri se resumen a sus problemas personales y su dinámica de pareja, no tienen que lidiar con el agobio, el desprecio o la indiferencia por sus sexualidades; en esos términos quizás se asemejarían a una pareja heterosexual. Pero parte de la magia de Yuri on Ice es que, por primera vez en mucho, tenemos una relación sana con personajes interesantes que no son caricaturas burdas de un varón -seme- y una mujer -uke-, bastante degradantes en muchos mangas, dicho sea de paso.

      Es genial que estés educando a tu hija de ésa forma, enseñándole que las diferencias no son motivos de odio ni repudio; ojalá más padres pensaran como tú al respecto. Felizmente también tuve la suerte de crecer en un entorno que no discriminase a nadie, individuos o grupos, solo por ser distintos a la mayoría.

      Yurio es un tema que merece un análisis aparte porque en los últimos capítulos ha demostrado que, como patinador, reconoce a Yuuri, tanto su talento como su esfuerzo, pero como adolescente sigue siendo un poco inmaduro; sin embargo, creo que también aceptó la decisión de Viktor por fin y llegó a comprenderlo, en cierto modo. O al menos eso me pareció durante su encuentro en la playa. La posibilidad Yurio x Otabek es una nueva puerta que se abrió ante nosotros, pero de momento me gusta pensar en ellos como amigos, especialmente porque Yurio lo considera como su primer amigo, cosa que me enternece el corazón. Dependiendo de cómo avance su relación, quizás me adentraría a pensar en ellos como algo más.

      Dudo que la elección de sus nacionalidades sea un error siendo ambos de países con opiniones divergentes sobre la homosexualidad (y una pequeña corrección que supongo que el error se te escapó: Viktor es ruso). En Japón, la sociedad no tiene problemas con las personas homosexuales porque, simple y sencillamente, consideran que esto es una etapa y, en algún momento, la superarán y continuarán con la ‘correcta’ vida que se supone deben seguir. Rusia, por otro lado, es totalmente radical, la rechaza y condena sin miramientos… Entonces sí, creo no fue una coincidencia que se optara por esas dos nacionalidades para una pareja gay.

      Yuri on Ice no tiene manga; es un trabajo original de Kubo Mitsurou que fue producido directamente como anime, así que de ahí nuestras esperanzas por una segunda temporada o cualquier otra cosa que se les ocurra; no tenemos otro medio para adentrarnos a la historia y conocer más a sus personajes. Crucemos los dedos.

      Muchas gracias por comentar. Saludos y besos ❤

      Me gusta

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s