Reseña: Yuri!!! on ICE

yuri-on-ic

Sinopsis

Katsuki Yuuri es un patinador artístico y la esperanza de Japón para triunfar en el Grand Prix Final; sin embargo, la ansiedad y los nervios juegan en su contra y sufre una abrumadora derrota. Desanimado, Yuuri regresa a su hogar en Japón para evaluar sus opciones a futuro. Con 23 años, una trayectoria poco conocida y una tendencia a engordar, las posibilidades del éxito disminuyen cada vez más.

Inesperadamente Yuuri se convierte en el centro de atención cuando un video de él realizando la rutina del pentacampeón de patinaje, Viktor Nikiforov, se hace viral. La vida de Yuuri está por cambiar cuando el mismísimo Viktor aparece en su casa y se ofrece a convertirse en su entrenador. Entusiasmado por la perspectiva de entrenar junto a su más grande ídolo, Yuuri está dispuesto a ganar la medalla de oro en el Grand Prix Final éste año. Pero la competencia será feroz y la aparición de la joven promesa del patinaje, el ruso Yuri Plisetsky, no facilitará las cosas porque está empeñado en derrotar a Yuuri y recuperar la tutela de Viktor.

Detalles

  • Directora: Yamamoto Sayo
  • Estudio: MAPPA
  • Demografía: Indefinido
  • Género: Comedia, Deporte.
  • Tipo: Serie
  • Episodios: 12
  • Año: 2016

Antecedentes

Yuri!!! on ICE es una obra original creada en conjunto por Kubo Mitsurou y Yamamoto Sayo. Kubo-sensei es la mangaka tras Again!!, Moteki y 3.3.7 Byooshi!!, obras que no cuentan con la abrumadora popularidad que recibió su trabajo más reciente.

Yamamoto Sayo estuvo, además, a cargo de la dirección del anime. Yamamoto participó en una gran cantidad de producciones desempeñando distintos roles. Entre algunos de sus trabajos más notables se encuentran Ergo Proxy, Michiko to Hatchin, Lupin the Third: Mine Fujiko to Iu Onna, Viva NamidaTexhnolyze, en dirección; Samurai Champloo, Eureka Seven, Shingeki no Bahamut: Genesis, Gunslinger Girl, Highschool of the Dead, Space☆Dandy, entre otros como directora de episodios; Death Note, Arakawa Under the Bridge, Evangelion: 2.0 You Can (Not) Advance, Galaxy Angel 3 y otros en el storyboard.

El director artístico, Toshiharu Mizutani, trabajó en Akira, Futari wa Milky Holmes, Golgo 13, Magic Tree House, Space Adventure Cobra, por mencionar algunos ejemplos.

El diseño de personajes y la animación estuvieron en manos de Hiramatsu Tadashi. Previo a su participación en Yuri!!! on ICE, Tasahi trabajó como animador en animes como Beck, Abenobashi Mahou☆Shoutengai, Ghost in the Shell 2: Innocence, Mushishi, Kaleido Star, Mousou Dairinin,  Kiseijuu: Sei no Kakuritsu,Kareshi Kanojo no Jijou, Tengen Toppa Gurren Lagann, Texhnolyze, entre otros.

Además de Yuri!!! on ICE, Umebayashi Tarou colaboró con la música de una anime solamente en dos oportunidades: Space Dandy y Space Dandy Season 2.

Preámbulo

tumblr_oil9f6kkol1ru0b90o1_400

En marzo despertó la curiosidad, en septiembre las expectativas alcanzaron el cielo, y en octubre la locura se desató. Yuri!!! on ICE se ha convertido en el anime más popular del año y un exponente en cuanto a aceptación hacia la diversidad. El hype que éste anime despertó fue sin precedentes y ustedes más que nadie saben cuánto enloquecí por la historia, los personajes y, por supuesto, por el Victuuri.

Desde antes de su estreno, todos los focos apuntaban hacia un anime que estaba destinado a convertirse en tendencia, pero cuyo impacto jamás habríamos previsto a cabalidad. Yuri!!! on ICE nos asombró al recurrir a un deporte que no se había adaptado hasta la fecha y generó intrigas y suposiciones que tenían como cabecera “Fanservice femenino”. Sin embargo, a medida que la historia avanzaba y el desarrollo de la relación entre los protagonistas demostraba una y otra vez que no iban a recurrir al infame queerbait como todos habíamos imaginado en un comienzo, la fantasía comenzó a convertirse en realidad.

Yuri!!! on ICE apostó por la inclusión de una pareja abiertamente homosexual como como parte de la temática de la historia. En un anime de deportes, eso jamás había sucedido. Es más, incluso después del episodio 7 todavía pululaban dudas acerca de la naturaleza de la relación de Viktor y Yuuri por la incredulidad de cientos de espectadores que no podían concebir que finalmente animes que no se ubicaban dentro del género yaoi o yuri estaban incorporando sexualidades diversas. La duda, después de todo, era perfectamente entendible; producciones que adoptan ésta realidad sin fetichizarla ni caricaturizar a los personajes o la pareja son prácticamente nulas.

Para deleite mío y de una gran cantidad de personas, Yuri!!! on ICE traspasó el límite del fanservice y nos presentó a una pareja real en una relación sana que ha ido progresando conforme la historia avanzaba. Besos, declaraciones, compromisos, un futuro matrimonio… El anime nos dio mucho más de lo que imaginábamos y no puedo estar más que agradecida por ello.

Evidentemente la emisión levantó polémica –como no podía ser de otra manera- y sirvió para exponer la discriminación que habita en la sociedad. Al respecto, creo que Yuri!!! on ICE, además de romper el molde, hace una grandiosa crítica a la homofobia a través de la elección de las nacionalidades de sus protagonistas. Para nadie es secreto las políticas discriminatorias y el clima de agresividad contra los homosexuales en Rusia, uno de los países más homofóbicos del mundo; y si bien en Japón la violencia por discriminación sexual no es tan latente, lo cierto es que el país nipón tiene arraigado la noción de que la homosexualidad es simplemente una “etapa”, así que la problemática asociada a ellos no es un tema de interés, en lo absoluto. Viktor y Yuuri, como personajes y como pareja, representan una dulce ironía y un reclamo para sus países de origen, como también un detalle significativo. En una era donde los colectivos LGBTI+ reclaman sus derechos como seres humanos y como ciudadanos, es importante que se visibilice y, más aún, que se normalice la homosexualidad porque, le duela a quien le duele, es algo normal. Y animes como Yuri!!! on ICE que tienen un alcance masivo son un apoyo invaluable para una comunidad en búsqueda de la aceptación y el respeto que merecen.

Tal y como lo dije en un post anterior, podemos discrepar sobre un montón de aspectos relacionados con el anime, pero un punto importantísimo a tener en cuenta es que la creación de Kubo-sensei, la relación anhelada de Viktor y Yuuri, es una de las mejores cosas que le han sucedido a la animación japonesa en los últimos años.

Historia

Katsuki Yuuri se enamoró del patinaje cuando era un niño y, desde entonces, su meta en la vida fue competir en el escenario junto a su ídolo, el ruso Viktor Nikiforov, un patinador estrella. Sin embargo, el sueño de Yuuri se desvanece cuando pierde la oportunidad de participar en el Grand Prix Final después de una penosa participación que lo ubica en el último lugar. Deprimido por su pésimo desempeño, Yuuri regresa a la casa de sus padres en Japón después de ausentarse por cinco años en un intento por despejar su mente y definir qué hará para su futuro.

Intentando recuperar la inspiración y la emoción que el patinaje le producía tiempo atrás, Yuuri interpreta para su mejor amiga, Yuko, la rutina de Viktor, “Stay close to me”. Después de haber entrenado exhaustivamente ése año, Yuuri pulió sus habilidades así su interpretación es perfecta; sin embargo, lo que él no sabe es que las trillizas de Yuko, unas niñas pequeñas amantes del patinaje, grabaron su presentación y lo subieron a internet. En poco tiempo el video se hace viral; en Rusia, Viktor Nikiforov ve su propia coreografía ejecutada por alguien más y el nombre de Yuuri resuena en el resto de mundo.

Abrumado por la fama repentina, Yuuri opta por alejarse de las redes sociales sin imaginar que una sorpresa aún mayor está por tocar a su puerta… literalmente. Viktor abandonó Rusia y se retiró temporalmente para viajar hasta Japón y convertirse en su entrenador. A partir de entonces, mentor y alumno deberán surcar todas las dificultades que se les presenten mientras aprenden a conocerse y a confiar el uno en el otro. Solo así podrán alcanzar su objetivo: Ganar la medalla del oro en el próximo Grand Prix Final.

Yuri!!! on ICE cosechó altos índices de popularidad y un respaldo de la crítica al decantarse por una temática que ningún estudio había valorado como una opción rentable: patinaje sobre hielo.

Si bien soy una completa novata en el tema, no puedo negar que el patinaje como deporte es atractivo y emocionante, y como eje de una animación ofrece una inconmensurable cantidad de posibilidades. MAPPA advirtió una mina de oro ahí, pero decidió no conformarse con un spokon novedoso. De la mano de Mitsurō Kubo, Yuri!!! on ICE apostó por la inclusión de una pareja homosexual dentro de la historia como nunca antes habíamos tenido el placer de ver. Es común que la industria utilice la carta del homoerotismo para atraer a un público sediento por contenido de ése tipo, pero el alcance a la diversidad sexual se limitaba a las insinuaciones y las bromas sexuales. Nunca un beso. Nunca una declaración. Nunca una relación. Para la industria, la homosexualidad se explotaba a través del queerbait, y nada más; ése era todo el potencial que le veían. En ése sentido, el mérito de Yuri!!! on ICE es doble porque jugó bien sus cartas.

Optar por un deporte como el patinaje probó ser una buena decisión porque, además de la originalidad, se demostró a un público que no está familiarizado con el tema, cuán volátil e impredecible puede ser. El patinaje requiere de talento, práctica, esfuerzo y sacrificio, pero también del humor del deportista y de la suerte. A lo largo del anime vimos cómo la debilidad mental de Yuuri afectó su desempeño, en el pasado y en el presente, impidiendo que su habilidad natural se reflejara en sus presentaciones. Otros patinadores más confiados se enfrentaron a situaciones similares, así que se requiere de una gran concentración y una confianza brutal al momento de realizar los programas.

Sin embargo, esto no significa que el resultado final será favorecedor porque caídas, tropiezos y saltos descuidados pueden afectar también a deportistas más experimentados y talentosos. Por supuesto, el patinaje también demuestra ser caprichoso porque a diferencia de otros deportes no requiere mínimamente de uno o dos puntos para ganar, sino de décimas. Y no se considera una sola presentación; tanto el programa corto como el programa libre son claves para determinar a los ganadores, ergo, la victoria nunca estará asegurada. A diferencia de otras personas, yo sí disfruto de ése tipo de spokons porque la incertidumbre hace más emocionante la experiencia. Cuestión de gustos aquí.

Por otro lado, la introducción de una pareja gay como un punto focal de la historia es, a mí parecer, el mejor atributo del anime. Ya hablé en diferentes oportunidades acerca de cuán beneficioso era que un anime como Yuri!!! on ICE llegase porque no solo es el primer spokon no yaoi que decide romper las barreras autoimpuestas por la industria, sino que presenta a una pareja real sin estereotipos ni la abrumadora cantidad de clichés que tanto abundan en las obras enfocadas en relaciones homosexuales. Aquí no hay “semes” ni “ukes”, sino personas de género masculino que están dentro de una relación sana que tanto necesitábamos.

Ahora bien, probablemente disiento con muchos de los seguidores de la serie por los resultados de la competencia porque, después de la desesperación, las lágrimas, el esfuerzo y la superación de limites –típico del spokon-, la mayoría había concebido cómo debía finalizar la serie. Pero creo que, de acuerdo a lo presentado a lo largo del anime, ése cierre era una posibilidad, una opción acertada. Y pienso que había una enorme y notoria pista delante de nuestras narices todo el tiempo.

El título del anime es bastante ambiguo porque tenemos a dos protagonistas de distintas nacionales con el mismo nombre (digámoslo así: NANA en patines). Personalmente no creo que sea producto de un accidente ni una broma y mucho menos de la casualidad; fue premeditado. En el transcurso de la historia, tanto Yuuri como Yurio crecieron como personajes y como patinadores (uno más que otro). El anime comenzó con dos Yuri’s que debían mejorar sus habilidades en el patinaje, que se convirtieron en rivales y compañeros que interpretaron coreografías afines una a la otra, su contraparte. En ése sentido, Yuri!!! on ICE, como título, hace alusión a ambos personajes, Katsuki Yuuri y Yuri Plisetsky, así que el cierre de la historia tiene sentido si tenemos en consideración lo expuesto.

Veamos… No considero que el capítulo final sea perfecto porque me pareció demasiado rápido –tal y como sucedió con el 11- y había momentos que realmente, realmente, requerían de una pausa, un diálogo más extendido, un tiempo fuera, para que pudiésemos detenernos a apreciar el desarrollo y la dinámica entre los personajes de forma más minuciosa. ¡Dos o tres minutos por episodio no son suficientes! La primera parte de la historia funciona porque nos presentan el desarrollo de Viktor y Yuuri como compañeros, a pequeños pasos, pero a partir del episodio 7 los acontecimientos previos demandaban más enfoque, mayor hincapié en su relación. Los dos últimos episodios fallaron en ése aspecto, por desgracia.

Más allá de lo mucho que me gustó el anime y cuánto anhelo por una segunda temporada, soy objetiva cuando manifiesto que 12 episodios para una historia con tanto potencial no es suficiente. El anime no abarca a los personajes tanto como hubiese querido porque todos tenían el carisma para mantenerse en la mira del espectador, pero al querer introducir los merecidos momentos Victuuri se comete el error de apresurar los programas de patinaje, así que al final ni uno ni otro logró desarrollarse por completo. Personalmente considero que la base es muy buena; trabajaron más que bien para conseguir un entorno realista del mundo del patinaje artístico y nos deleitaron con una pareja homosexual tierna, madura y, por encima de todo, no fetichizada (¡Aleluya!). Añadido a eso tenemos a personajes secundarios interesantes cuyo background pudo ser un impulso para la historia. El resultado final me gusta por todo lo que implica, pero me duele en el alma saber que si hubiesen permitido que la historia tuviese el doble de episodios –al menos- el ritmo habría desacelerado y la historia se habría narrado de forma más pausada y apropiadamente. Si incluían el género Slice of Life a Yuri!!! on ICE podían estar comprándome un ataúd porque ya estaría muerta por lo estupendo que habría sido.

Eso sí, la secuencia final fue perfecta. Me encantó.

Para finalizar me gustaría hacer hincapié en el monologo de Otabek durante su última participación. Si consideramos los enfoques y el contexto, la declaración es una nota para sí mismo, pero también sirve como un recordatorio y un incentivo a los personajes principales, compañeros y rivales, Yuuri y Yurio, acerca de su participación en la competencia y sus determinaciones a futuro. También, por supuesto, puede servir como un mensaje al espectador porque expresado en esos términos puede ser aplicable a cualquier situación. Qué manera de encaminar los minutos finales, Otabek. Bravo.

Es hora de que tomes el escenario principal. El mundo entero te espera. No olvides lo que deseas. Es hora de despegar. Haz realizado tus sueños. Eres el único que puede hacer. Vive tu propia vida. Baila por tu sueño. Canta, canta, canta tu propia canción. Haz, juega y descubre al máximo. Sigue tu propio camino y ve mucho más allá. Vive tu propia vida. Este es tu comienzo. Este tiempo es para ti.

Ermitaños, independientemente de los fallos y aciertos del anime, Yuri!!! on ICE hizo historia. Aplausos por ello.

Personajes

tumblr_od3fiyh5zt1v24kzto1_540

Katsuki Yuuri, Viktor Nikiforov y Yuri Plisetsky representan a Yuri!!! on ICE, sin duda alguna, independiente de que su desarrollo como personajes no fuese equitativo. Quien obtuvo un progreso notable y un mejor desempeño –hablando tanto a nivel personal como profesional- fue Yuuri, a.k.a. Bol de Katsudon, desde el primer episodio.

Yuuri inicia como un personaje deprimido por la pérdida de su mascota de infancia, e inseguro acerca de sus habilidades como patinador debido a su pésimo participación en la última competencia, aunado a todo esto, la principal dificultad de Yuuri , y lo que le impide avanzar a pesar de ser lo suficientemente talentoso para destacar, es la ansiedad que se presenta ante situaciones de alto estrés. Desde mi punto de vista, se manejó con mucho tino el crecimiento del personaje porque la confianza en su propio talento y ese sentimiento de inferioridad que lo dominaba ante la presencia de Viktor y otros patinadores afamados fue creciendo a medida que el tiempo pasaba –recordemos que la historia transcurre a lo largo de ocho meses- y sus logros como patinador se incrementaban. Personajes como Yuuri me gustan porque en cierto modo son realistas y es muy probable que muchas personas se sientan identificadas con su situación y que valoren el mensaje que intenta transmitir, propio de los spokon: la superación y la conquista de las adversidades.

Resultado de imagen para yuri on ice wallpaperNo obstante, el progreso de Yuuri se evidencia, no solo en su desempeño como patinador, sino también en su relación con Viktor. Es increíble cómo sus interacciones han ido cambiando desde su primer encuentro; para Yuuri, Viktor era un ídolo inalcanzable que jamás podría conocer de forma íntima y, mucho menos, superar en el patinaje. Pero la convivencia y la innegable atracción que se manifestó entre ellos desde el principio, aunado a la confianza que Yuuri fue adquiriendo poco a poco, permitió que ambos se abrieran uno al otro, descubriendo sus defectos y conociendo a la persona que había detrás del patinador.

Por tanto, a mí parecer, la construcción de su relación fue abordada como debía y sin la sensación de que, de algún modo, Viktor tenía cierto control sobre Yuuri. Como deportista, Viktor es superior a Yuuri, pero como pareja están al mismo nivel; esto podrá sonar tonto, pero no saben la cantidad de historias –con parejas heterosexuales y homosexuales- que incurren en el abuso y la dominación como si fuese natural que uno decidiese acerca de todo sin considerar lo que su compañero quiera o necesite. Y, en una industria como ésta que ha internalizado ciertos roles para las parejas homosexuales como si fuesen leyes inquebrantables –dígase “seme”, dígase “uke”-, es un alivio que Yuri!!! on ICE construyese una relación sana entre dos personas adultas y conscientes de sus decisiones. Lo celebro, lo celebro mucho. ¿Fanservice? A ver… Tampoco vamos a mentirnos. Yuri!!! on ICE sí tiene fanservice desde el minuto uno, pero el fanservice no está enfocada de ninguna manera en la relación entre Viktor y Yuuri, eso que quedé clarísimo. Al respecto hablé más largo y tendido sobre el tema aquí, si gustan leerlo. (Disculpen por la autopromoción).

La otra cara de la moneda es Viktor, patinador estrella y una leyenda viviente. Viktor es un personaje interesante; me gusta su personalidad y su pasión por el patinaje, pero me encanta cómo ha ido desenvolviéndose alrededor de Yuuri, intentando comprender sus preocupaciones, brindándole su apoyo incondicional y empujándolo a sobrepasar sus metas. Por otro lado, su pasado es un misterio y lo único que obtenemos es la soledad en la que estuvo inmerso gran parte de su vida para fortalecerse como patinador y la desgana que lo embargó después de tantos años de absoluta dedicación. Convertirse en el entrenador de Yuuri no afectó únicamente al japonés, porque Viktor descubrió otro lado del patinaje y experimentó sentimientos desconocidos e ignorados hasta el momento. Es, digámoslo así, divertido observar cómo un patinador sobresaliente como él está “verde como entrenador” –en palabras de Yuuri-, así que el aprendizaje en la historia no recae únicamente en Yuuri, sino también en Viktor. Y eso tengo que destacarlo porque se demuestra que no es la figura perfecta, impoluta, incapaz de equivocarse, que Yuuri había idealizado sobre él desde que era un niño.

En síntesis me encanta Viktor Nikiforov… a pesar de que no ha sido desarrollado tanto como debía; siendo un protagonista necesitó de un mejor desarrollo y me parece que no lo tuvo. Las bases están bien, pero la infraestructura tambalea un poco si soy sincera. Y ése es el mismo problema que tenemos con Yurio.

Yuri Plisetsky, a.k.a. Yurio para evitar confusiones, es un prodigio en el patinaje y es muy probable que en un futuro supere a Viktor en cuanto a logros porque solo tiene 15 años, pero ya está encaminando su carrera hacia lo alto. Yurio tiene una personalidad agresiva e impulsiva que fungen como un arma de doble filo para su carrera: es talentoso y lo sabe, pero no se esfuerza demasiado y, por tanto, su talento no aflora en todo su esplendor. La introducción de Yurio en la historia fue breve (para nosotros), pero concisa y lo suficientemente chocante como para que estuviese dispuesto a superar sus propios límites con tal de ganarle a Yuuri. Si bien Yurio y  Viktor comparten una historia por pertenecer a la misma delegación, su relación más interesante es la que va construyendo con Yuuri, su tocayo, a lo largo del anime. Ojalá hubiésemos tenido una aproximación a su historia porque, en algunos momentos parecía que había algo ahí, pero al final no obtuvimos nada. Es una lástima porque es un personaje prometedor que hubiese golpeado con fuerza si hubiese tenido el tiempo suficiente para brillar como debía y, seguramente, su relación con otros patinadores, ya sean rivales o compañeros, se habría pulido mejor porque ahora solo tenemos un leve atisbo acerca de sus interacciones con el resto del elenco. (Obviamente también estoy hablando de Otabek porque sigue siendo una relación en pañales. Si queremos más, vayamos corriendo a los fanfics. O esperemos por una segunda temporada, como quieran).

Y sobre el resto…

Estoy en medio de una encrucijada. Personalmente considero que Yuri!!! on ICE triunfó –de nuevo- al entregarnos un elenco variopinto con personajes carismáticos e interesantes que se distinguen unos de otros gracias a una apropiada construcción de sus personalidades. Pero –el gran pero- el problema no radica en la introducción de los personajes, sino en su desarrollo y la dinámica entre ellos.

He manifestado en reseñas previas mi disgusto por la sobrecarga de personajes en animes cortos porque es evidente desde el minuto cero que las posibilidades para que obtengamos resultados favorables son inexistentes. Si bien en algunos casos el contratiempo reside en el guión y no tanto en la duración de la obra, un factor disuasivo es que hay tanto, para tan poco. A mí pesar, Yuri!!! on ICE sufrió de ésta dificultad.

Tenemos a un gran elenco de patinadores que están irremediablemente entrelazados con sus entrenadores, sus familias, sus amigos y, por supuesto, sus compañeros. En toda historia la meta principal es desarrollar a sus protagonista y Yuri!!! on ICE ofreció un progreso -notable en Yuuri, pero insuficiente con Viktor y con Yurio, pero al fin y al cabo un progreso-, pero que un anime como éste tenga tanto potencial aglomerado en el resto de competidores y que se desperdicie por cuestiones de tiempo… es un crimen.

A puertas del final de la serie, todo el elenco se reúne. Es un grupo increíble, sin excepción -sí, sí, lo sé, eso incluye a JJ-, pero al introducirlos en la historia tan tarde no pudimos conocer bien a la mayoría y, peor aún, no obtuvimos ningún progreso. El tiempo no apremiaba a nada más que las rutinas de patinaje y las escenas Victuuri (y a veces no había ni tiempo para eso). En un anime de deportes es la decisión más lógica enfocarse en los protagonistas, claro que sí, pero incluir a un repertorio no como simples competidores, sino como personajes cercanos, como amigos de hecho, a dos pasos del final me produjo cierta insatisfacción porque no era suficiente, quería saber más sobre ellos, sus historias, su pasado, sus metas a futuro y, más que nada, anhelaba una relación pormenorizada entre ellos como grupo.

Los personajes me fascinan, pero el anime no se dio abasto… Como vemos, lo mismo que sucedió allá arriba, en el anterior apartado. (Por qué no fue un anime de 24 episodios, sigo preguntándome).

Animación

Resultado de imagen para yuri on ice rings

De todo el conjunto de Yuri!!! on ICE, el apartado visual ha sido quizás el componente más cuestionado debido a las inconsistencias a lo largo de sus 12 episodios. El anime comenzó muy bien presentándonos una animación excelente que consiguió satisfacer las expectativas que produjeron sus videos promocionales, pero era innegable que a medida que la historia avanzaba, la animación iba decayendo. Y no es muy difícil entender por qué.

Producir un anime requiere de personal calificado, sí, pero principalmente de mucho presupuesto. En esos términos, MAPPA no es un estudio que pueda maniobrarse sin dificultades al mismo nivel que, digamos, Madhouse o A-1 Pictures, casas exitosas que tienen entre sus filas grandes obras del anime y, por tanto, cuentan con una base sólida de seguidores.

Además tenemos que tener muy en cuenta que producir un anime es una apuesta; el producto final puede ser bueno, excelente o una obra maestra, pero si no es lo suficientemente comercial como para que el estudio puede recuperar mínimamente lo invertido, es un fracaso y un riesgo si, peor aún, la animación no cuenta con un manga, una novela o un videojuego que pueda atraer a un público más familiarizado con la obra, como sucedió con Yuri!!! on ICE. MAPPA apostó sus fichas sin estar completamente seguro que obtendría resultados positivos. El fanservice –enfocado a una audiencia femenina o masculina- no augura éxitos y la propuesta de Yuri!!! on ICE era novedosa, sí, pero seguía siendo un salto al vacío.

Entonces… Estudio sin mucho presupuesto + Dinero que pudieron utilizar, pero prefirieron guardar en las arcas “por si acaso” = Varias escenas con deficiente animación.

Siendo el patinaje un deporte que requería de una movilidad continua, pero elegante y grácil al mismo tiempo, era una tarea imposible para MAPPA mantener el nivel y la constancia a lo largo del anime con un presupuesto limitado. Sin embargo, los costes de producción son un tema, y el interés y el esfuerzo en la creación del anime como un todo, es otro tema. Así que… concentrémonos en lo bueno.

Por un lado, el diseño de personajes me encantó. Si bien nos concentramos en un puñado de competidores, el elenco que se presentó a largo del anime es relativamente grande, por lo que era meritorio que los personajes pudiesen destacar individualmente tanto en el aspecto físico como en la personalidad. Y si bien ya manifesté mi insatisfacción porque quería mucho más de ellos, en cuanto al diseño lo consiguieron. Si hay algo que reconocerle al apartado visual es su ejecución en las expresiones faciales de los personajes, los acercamientos de cámara eran la gloria y supieron manejar bien los ángulos y enfoques en situaciones tanto cómicas como dramáticas. ¿Y debo recordar que los personajes están inspirados en figuras del patinaje competitivo además de homenaje por aquí, homenaje por allá?

¿Alguien más se dio cuenta de cuánto empeño le pusieron a los anillos? Eran más brillantes que nuestra estrella madre.

Y por otro lado está el mérito que, según yo, radica gran parte de la magia de Yuri!!! on ICE: las presentaciones y el vestuario durante las competencias.

Sobre el primer punto, el patinador Kenji Miyamoto se encargó de coreografiar todas las rutinas para conciliar la idea de realismo que el anime pretendía con respecto al deporte y, siendo alguien que no está familiarizada con el patinaje hablo como una aficionada cuando digo que me fascinaron las rutinas de la mayoría de los competidores, especialmente de Yuuri y Yurio, las secuencias de pasos y los saltos. Claro que seguía deseando una mejor animación que hubiese potenciado la experiencia aún más, pero bueno

Y, segundo, la vestimenta de los patinadores estuvo a cargo de un diseñador especializado en confeccionar atuendos para verdaderos patinadores y, por tanto, se diseñaron pensando en ellos como productos reales. La creación del vestuario fue un trabajo arduo para el cual se tuvo que considerar la personalidad de los personajes, los programas en cada etapa, las coreografías de todos los patinadores, modificar los colores para que armonizaran con el anime, evitando en el proceso que se repitiesen tonalidades en distintos trajes. Sin duda alguna, el trabajo destinado a una correcta ambientación del mundo del patinaje no puede desdeñarse, independientemente de nuestras inconformidades con el apartado técnico.

Dato curioso: El traje de Viktor en el primer episodio costaría entre 500.000 a 600.000 Yenes. Hagan sus conversiones a su moneda local y alucinen.

Mención especial al detalle a la gastronomía de diferentes partes del mundo entre cada corte. Multiculturalidad a la orden del día.

Música

¿Estamos todos de acuerdo en que la música es el mejor aporte del anime a la humanidad? ¿Sí? Bien, entonces podemos continuar.

Para un anime de 12 episodios no se puede más que un opening y un ending. Perdón, error mío. Lo repetiré: para un anime de 12 episodios no se puede pedir mejor opening y ending. “History Maker” de Dean Fujioka es sublime. La letra es maravillosa y la música es cadenciosa, adjunten a eso una fantástica animación acorde a la temática de la historia y que nos entega pequeños cambios en el transcurso del tiempo, y el resultado no es más que perfecto. Sin importar cuánto moría por ver el siguiente capítulo, jamás adelanté el OP porque valía cada segundo de mi vida. “We were born to make history” es el himno de mi corazón a partir de ahora, señores ❤

Del otro lado del charco está “You Only Live Once” de Wataru Hatano. La canción es mucho más animada y una reminiscencia al papel fundamental de las redes sociales en el mundo del deporte (temática que se manejó brillantemente en el anime, hay que reconocerlo) mientras resaltaba aspectos de la personalidad de algunos de los patinadores y, por supuesto, Victuuri, Victuuri y más Victuuri (+ Maccachin). ¿Qué más podría pedir?

¿Tengo que mencionar el fantabuloso cierre del capítulo 10 a.k.a. Yuuri demostrando sus habilidades natas para el pole dance? Cada pixel de ésa secuencia se merece ser exhibida en todos los rincones de éste mundo.

Ahora bien, calabacines, debemos hablar del OST. Si pudiera resumir en una frase cuánto me gusta el soundtrack de Yuri!!! on ICE entonces diría que es un imposible. Me encanta absolutamente todo. T O D O. (Incluyendo la estúpida canción de JJ a quien aprendí a apreciar a puertas finales. Ay…).

En materia musical, Yuri!!! on ICE brindó la experiencia completa.

(Reproduzcan todos “Duetto” y lloremos juntos. Luego reneguemos de la vida porque “Welcome to the Madness” no ha sido incluida como la música de ningún programa de Yurio. ¡¿Por qué?!)

Reflexiones finales

LO BUENO

Por encima de todo, Yuri!!! on ICE transmitió un mensaje importante: la aceptación de la diversidad. La relación entre Viktor y Yuuri significó una experiencia única que enervó mis sentidos y me emocionó capítulo a capítulo por el desarrollo de su relación. Nunca hubiese imaginado un anime de deportes incurriendo en ésta temática. Un sueño hecho realidad.

Ya lo dije, los personajes me gustaron mucho a pesar de lo acelerado que fue el apartado final. Son carismáticos y divertidos a su modo, con personalidades fuertes y distintivas, y encabezando la lista en cuanto a desarrollo está, por supuesto, Yuuri cuyo crecimiento me asombró y me gustó.

¿Mencioné con suficiente claridad cuánto amé el OST? ¿Sí? Lo diré de nuevo: me declaro fan incondicional de la música. Deleite para los sentidos.

El final. Algunos estarán de acuerdo conmigo y otros no tanto. La última competencia y los resultados me sorprendieron, no lo negaré, pero me agradó porque, a mí parecer, tenía sentido y lo encontré apropiado. Y cualquier molestia o inconformidad que pudiese sentir desapareció ante el despliegue maravilloso durante los dos últimos minutos del capítulo 12. Mejor forma de cerrar imposible.

Yuri!!! on ICE made history!

LO MALO

Como todo en ésta vida, Yuri!!! on ICE no es un anime para todo el mundo. Tiene un público que ha disfrutado a rabiar de todos sus episodios, desde el principio hasta el final, es un público grande, indudablemente, pero eso no significa que sea representativo de todos los asiduos al anime. Atención a todos aquellos que, sabiendo que no disfrutarán de un anime como éste, se adentran a verlo. Lo digo porque a veces no los entiendo.

La animación es un sí y un no en partes iguales. ¿Fue inconsistente? Por supuesto. Después de todo si están trabajando hasta el último minuto para entregar el capítulo no se podrán pulir todos los errores. La versión BluRay saldrá a la venta con una mejor animación, pero su emisión por televisión debió ser mucho mejor. En fin… cuestiones de tiempo, presupuesto y un largo etcétera disminuyeron un poco la experiencia visual que éste anime debió ser.

Más personajes pudieron desarrollarse si la historia hubiese sido más extensa. No diré que debieron reducir el elenco porque Yuri!!! on ICE perdería parte de su magia si eliminan siquiera a alguno de esos idiotas despistados pedazos de cielo.

Yo sí disfruté del final con todo y su aceleración, pero es evidente –según algunos comentarios en la red- que muchos se sienten disconformes. No puedo culparlos; algunos querían un final de acuerdo a sus expectativas y no lo obtuvieron, así que habrá un gran grupo que no estará satisfecho con el cierre.

¿Es un consuelo pensar que eso abre las puertas a una segunda temporada? Crucen los dedos, por favor.

Puntuación

Resultado de imagen para yuri on ice gif

 ♦ Muy bueno

Anuncios

2 comentarios en “Reseña: Yuri!!! on ICE

  1. Wanda dijo:

    Me encanta que hayas mencionado el ‘simbolismo’ detrás de sus nacionalidades de ambos personajes. Yuri!!! on Ice se presenta en un contexto hermoso donde realmente la homofobia es parte de la edad media (como debería de ser) y donde una pareja del mismo sexo puede expresar su amor en público sin ser juzgada [Amé mucho la escena del restaurante donde todos aplauden y los felicitan ;_____;]. Amén.

    No obstante, los protagonistas pertenecen a paises que en la realidad son bastante agresivos, desde su propia lógica, para con la comunidad LGTBI+. En Rusia hay leyes que promueven la homofobia, y que han incrementado los crímenes de odio contra esta comunidad [Las noticias que he visto sobre ataques son vomitivas]. Por otro lado, en Japón – si bien no se llega a un nivel de violencia tan elevado como el de Rusia – las personas LGTBI no tienen derechos y son invisibilizados, lo cual es igualmente una forma de agresión. Como escuché una vez en un video, todos los japoneses son abiertos con las parejas homosexuales….hasta que pasa en sus familias. En ninguno de esto países está legalizado el matrimonio o si quiera unión civil entre personas del mismo sexo. Cuando las mismas autoras expresaron abiertamente su deseo de que su anime contribuya a un mundo donde el amor en todas sus formas sean aceptadas, y luego me mostraron lo que me mostraron, pues se ganaron inmediatamente mis respetos. Lo que hicieron con la relación de estos dos, al alejarlos finalmente del dañino queerbait, fue encantador, y en ello encuentro su principal contribución.

    Finalmente, solo mencionar que mi principal crítica también radica en que quisieron contar mucho en poco espacio. Esto hizo que el desarrollo argumentar y de personajes, para mí, no lograra alcanzar el nivel que pudo tener. Yurio, por ejemplo, me parece un personaje clave en la serie pero realmente se deja mucho de su personaje abierto y sin ninguna profundización que se hubiese merecido. Sé que ni MAPPA, ni sus creadores, ni nadie sabía del éxito que tendría este anime, especialmente porque era un anime 100% original. Si lo hubiesen sabido, no dudo que hubiésemos tenido 24 capítulos y hasta sakuga incorporado. Muchos arcos pasaron volando para mí y siento que no aprovecharon al 100% el momento de las presentaciones para lograr que fuesen los momentos claves de evolución. Sentí que en muchos capítulos a veces perdían su rumbo y no lograban concretar bien las ideas y mensajes realmente importantes . Lo hicieron bien pero creo que con mejor presupuesto y tiempo, se hubiese podido pulir todo. Esperemos que si una segunda temporada se da (aunque yo soy de los grinch que odian las 2ndas temporadas xD) entonces puedan brindarnos ese detalle y solidez que le faltó.

    PD: Me gustó la reseña, fue un placer leerla ❤

    Saludos,
    W

    Le gusta a 1 persona

    • Akiba dijo:

      Respondiendo tarde, pero bueno,… Más vale tarde que nunca.

      La escena del episodio 10 me encantó también porque, como tú dices, es genial que una pareja -sea cual sea su procedencia o género- pueda mostrar su amor de pareja sin ningún miedo o inseguridad hacia reacciones de terceros. De acuerdo a las declaraciones de Kubo-sensei, en el mundo de Yuri on Ice la discriminación por orientación sexual no existe por lo que, relaciones como las de Viktor y Yuuri, pueden ser posibles sin ningún tipo de contratiempo más allá de los problemas que ellos puedan tener como pareja, como debe de ser.

      Y evidentemente tenía que hacer una mención a sus nacionalidades porque no me pareció ninguna casualidad que se optase por Rusia y Japón como los países de origen de los protagonistas (una pareja gay). Tal y como tú explicas muy bien la situación para el colectivo LGBTI (así como otros grupos que no entran dentro de lo que la madre rusa considera ‘apropiado’ en sus estándares) sufren lo indecible cada día por una intolerancia que no debería seguir existiendo y las políticas atroces del gobierno. Y Japón, de puertas para fuera, parecerá menos agresivo, pero es indolente ante la situación de sus ciudades, en tus palabras, invisibilizando no solo sus carencias, la ausencia de derechos, sino las orientaciones no heterosexuales como si no existiesen. Es muy triste, lamentable e indignante que aún hoy se tenga que pelear día a día para que las personas LGBTI tengan los mismos derechos que los homosexuales, que sean considerados como enfermos o desviados por gente que habla basados en sus prejuicios y, peor aún, que en muchos países esté penado con cárcel o muerte ser homosexual.

      Es en ése sentido que animes como Yuri on Ice son invaluables por el mensaje que transmiten, tanto si hablamos de la aceptación de una pareja gay como la representación de una relación homosexual sana (que ya sufrido demasiado en esta industria, lastimosamente); sin embargo, no puedo evitar sorprenderme porque, aún a pesar de t o d o lo que hemos visto semana a semana, el progreso de su relación, los comentarios de las creadoras, el beso, los anillos y la futura boda (¡¿para cuándo?!) todavía algunos digan, tan sueltos de huesos, que Yuri on Ice es queerbait. ¿Que tiene fanservice? Por supuesto que sí, eso nadie lo puede negar, pero considerar la relación de Viktor y Yuuri como burdo fanservice… lo siento, no. Personalmente considero que muchos de esos comentarios están fundamentados en base a la intolerancia y la incredulidad que todavía vive en algunos ante la presentación de una pareja gay en un anime no yaoi. Ojalá que Yuri on Ice motiva a más casas de estudio y mangakas a incluir a personajes no heterosexuales, sin fetichizarlos ni convertirlos en una caricatura a base de estereotipos. Ojalá.

      Por supuesto que sí. Si MAPPA descubriría, por obra y gracia del destino, que Yuri on Ice sería tendencia día sí y día también y conseguiría una base sólida de fans en tan poco tiempo habrían apostado por un anime de 24 episodios para desarrollar todo, desde la competencia a los personajes, pasando por la animación y la relación principal, de un forma más pausada, más detallada y apropiadamente. Yo tampoco soy muy fan de segundas partes porque sí, hay algunas secuelas que valen la pena, pero a veces continuar la historia arruina por completo la historia y sus personajes. ¿Hola, Psycho-Pass 2? xD

      Considerando el jale que tuvo este anime sería un desatino para el estudio no producir una segunda temporada. La pregunta será cómo lo harán y qué incluirán ahí. Ay, los nervios… Supongo que tendremos que esperar (y recemos porque el producto sea mucho mejor que esta primer parte).

      Pues es un placer tu comentario, Wanda. ¡Muchas gracias por leer la reseña y comentar!
      Besos 😀

      Me gusta

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s