Recomendaciones

Recomendaciones

Y ahora que veo

Si el anime es tu pasatiempo o tu pasión, en algún momento te habrás preguntado esto. Dependiendo de tus preferencias, tanto en demografías como en géneros, dirigiste tus búsquedas hacia el sector deseado, percatándote de la inmensa cantidad de posibilidades frente a tus ojos.

Si no sabes por dónde empezar, consideraste entonces que lo mejor era atender referencias. De entre tantas páginas web al menos hallarás una con la respuesta que estás buscando, ¿verdad?

Ése fue el camino que yo recorrí cuando comencé a introducirme en el mundillo. Miles de animes que podía y quería ver, pero al recurrir a ‘expertos’, en blogs y foros, encontré muy pocos que realmente ordenarán sus referencias, ya sea por categorías, por géneros o por demografías. Casi siempre era lo mismo: “Animes que tienes que ver” y se desplegaba una lista con el nombre, una imagen, la sinopsis y un comentario personal acerca de lo fantástica que era Anime A y lo vacía que sería tu vida sino veías pronto Anime B.

Evidentemente las recomendaciones, en su mayoría, fueron publicadas por sus respectivos autores bajo la sincera premisa de facilitarle a todo aquel que estuviese lo suficientemente interesado en el tema, los animes que debería ver. Y para un novato, e incluso para alguien dentro del mundillo, eso es de muchísima ayuda.

Sin embargo, mi experiencia personal me demostró que muchas de las recomendaciones que acoté no llegaron a satisfacerme ni un poquito. Y eso se debía a que, principalmente, se lanzaban las recomendaciones pensando que todos son como uno. Si a mí me gustó esto, entonces seguramente a los demás también. Si para mí esto es una obra de arte, el resto estará loco para decir lo contrario.

12106171_404679723065213_575107901_n

Con esos antecedentes en mente, fui mucho más cuidadosa sobre qué tipo de animes quería ver, en cuáles estaba más interesada. Poco a poco, encontré mi camino y los baches se fueron reduciendo a medida que ganaba experiencia y me remitía a páginas cuyas recomendaciones se asemejaban a mis gustos personales.

Y, colorín, colorado, decidí abrir un blog en el que principalmente realizaría reseñas y recomendaciones que esperaba ayudarían a otakus en crecimiento como otros bloggers me ayudaron a mí en su momento.

Pero… espera un momento, una reseña no es lo mismo que una recomendación.

En la primera es indiscutible la subjetividad. De acuerdo a nuestra percepción de la historia y nuestros propios gustos, un anime puede parecernos bueno, brillante y estupendo, o malo, terrible y horroroso. Las reseñas que publiqué hasta la fecha, están plagadas de opiniones personales. Y eso no es malo; lo que sí es malo es que yo considere que mi opinión es lo único que cuenta y si alguien me contradice, está mal, cosa que no he hecho… y, por el momento, no tuve problemas con algún lector que quería imponerse a la mala. Gracias a Dios.

Sobre la segunda tampoco se puede negar que el motivo por el cual recomendamos a alguien ver o no un anime es por consideraciones personales, pero debemos tener en cuenta que cada anime está orientado a un determinado público y no va a ser recibido de forma unánime por todo el mundo. No importa qué tan estupendo te parezca un anime -o manga- siempre habrá alguien que disentirá contigo porque simple y llanamente no le gusta ése tipo de historias -ya sea por la trama, los personajes, el ritmo, etcétera-. En gustos se rompen géneros.

Entonces, ¿qué hacer? ¿Anular la sección de recomendaciones? Definitivamente no. ¿Catalogar quiénes recibirán mejor el anime, explicando por qué lo disfrutarán más? Definitivamente sí.

Para ustedes, queridos ermitaños, Akiba creó la sección ‘Recomendaciones’. Mensualmente publicaré una entrada con 5 animes y/o mangas con sus respectivas aclaraciones y el público que -consideraciones mías, claro- lo recibirá con los brazos abiertos.

Ojalá que las disfruten.

Anuncios