Reseña: Koe no Katachi [MANGA]

120529l

Sinopsis

Shoko Nishimiya, una estudiante de primaria que es sorda de nacimiento y que al cambiarse de colegio comienza a recibir acoso escolar por parte de sus nuevos compañeros. Uno de los principales responsables es Ishida Shouya quien termina por forzar que Nishimiya se cambie de escuela.

Como resultado de los actos contra Shoko las autoridades del colegio toman cartas en el asunto y el curso señala como único responsable a Ishida, quien comienza a sentir el acoso impuesto por sus propios compañeros, al mismo tiempo que termina aislándose de los que alguna vez fueron sus amigos.

Años después, Ishida intenta corregir su mal actuar, buscando la redención frente a Nishimiya.

Detalles

  • Autor:  Ooima Yoshitoki
  • Editorial: Kōdansha
  • Revista: Shounen Magazine (Weekly)
  • Demografía: Shonen
  • Género: Drama, Escuela, Recuentos de vida, Romance
  • Volúmenes: 7
  • Año: 2013 – 2014

Antecedentes

En enero del 2011, Ooima Yoshitoki publicó un One-shot titulado ‘Koe no katachi’, que sirve como base introductoria para la historia que desarrolló años después y que sería su trabajo más famoso. Previo a esto, escribió y dibujo Mardock Scramble, publicado en la revista Bessatsu Shounen Magazine, y en 2015, en conjunto con otros mangakas como Yoshimura Kana (Murciélago), Seo Kouji (Kimi no Iru Machi) o Kumeta Kouji (Kakushigoto), participó el 2015 en Ore no 100-hanashime!!.

La revista Shounen Magazine (Weekly) se encargó de la publicación de mangas como Tsubasa: RESERVoir CHRoNiCLE, GTO, Fairy Tail, Yamada-kun to 7-nin no Majo, Kimi no Iru Machi, entre otros.

Preámbulo

Recientemente estuve desvinculada del manga. La falta del tiempo y una mínima disposición a buscar contenido entretenido, impidieron que me reuniera con esas historias impresas que tanto me gustaba leer. Pero el lanzamiento de la película de ‘Koe no Katachi’ llamó mi atención. No tanto por el tráiler, sino por la ola de comentarios que circulaban en la red, alabando al material original.

Confieso que me sentí reticente en un inicio; ya tuve muchas experiencias en las que me animaba a ver un anime o manga en base a la opinión de los usuarios, y solo obtenía decepciones. Hasta la fecha, la única recomendación que consiguió encandilarme y supero mis expectativas iniciales, fue Orange.

Sin embargo, no pude pelear demasiado tiempo con la curiosidad, así que me decidí a leer la historia y verificar por mí misma qué era eso que la hacía meritoria de semejantes halagados.

En junio finalmente leía el manga. Y no puedo más que darles la razón a esa amplia mayoría sobre todo lo que es Koe no Katachi.

Historia

Resultado de imagen para koe no katachi manga

Como quisiera que jamás nos hubiésemos conocido.

En la primaria, Ishida Shouya convirtió a Nishimiya Shouko, su compañera sorda, en el foco de las burlas de toda la clase. Cuando la situación se salió de control y Nishimiya se trasladó, la culpa recayó completamente en él. Desesperado, acusó al resto de sus compañeros de conspirar en su contra, pues también participaron en el abuso cometido hacia ella. Por supuesto, esto lo convirtió en un indeseable y el trato que recibió fue inclusive peor al cometido por él contra Nishimiya.

Su vida se trasformó en un suplicio. Perdió a todos sus amigos y sus maestros no le creían –o aparentaban no creerlo-, culpándolo a él por las burlas. Fue entonces que Ishida comprendió los sentimientos de Nishimiya y se comprometió a reunirse con ella en un futuro y disculparse por su comportamiento. Su determinación se refleja en los años que pasó estudiando lenguaje de señas, para poder comunicarse apropiadamente con ella llegado el momento.

Como un estudiante de preparatoria, Ishida planea su suicidio y como última buena acción, finalmente reúne el valor y busca a Nishimiya, pidiéndole perdón al fin, expiando sus culpas. En un arrebato, Ishida le pregunta si podrían ser amigo, retráctandose luego de sus palabras. Para sorpresa suya, Nishimiya acepta. Es a partir de entonces que Ishida desiste del suicidio y dedica sus días a devolverle la felicidad que le quitó a Nishimiya en primaria, dispuesto a sacrificarlo todo, inclusive a sí mismo, por ella.

El proceso, como es evidente, no será fácil. La familia de Nishimiya mantiene rencores contra él que, para fortuna suya, se van diluyendo cuando aprecian sus intenciones sinceras. Sin embargo, el óbice más difícil que Ishida tendrá que afrontar será enfrentarse a su propio pasado: para conseguir que Nishimiya recupere las sonrisas, deberá reencontrarla con algunos compañeros de escuela que ella extraña, lo que significa que también tendrá que volverle a ver las caras a sus antiguos compañeros de clase.

Los niños pueden ser crueles. Ésa es una verdad innegable. ¿Quién no recuerda a ese compañero de clase que se burlaba del aspecto físico, de algún defecto del habla o de la condición económica de otro? Todos lo hemos visto en innumerables ocasiones; infortunadamente, algunos lo habrán sufrido y, para vergüenza de otros, fueron ellos quienes estuvieron tras las burlas, los hostigadores.

¿Cuál es el problema?, podrían incluso preguntarse algunos. Fueron bromas, las bromas no pueden lastimar a nadie. Y sí, es cierto. Pero existe el límite que separa a las bromas de la humillación, de las burlas, el abuso verbal y físico que unos niños pueden cometer contra otros. Quizás desde nuestra visión infantil del mundo, somos incapaces de apreciar a cabalidad el resultado de nuestras acciones, el verdadero daño que infligimos. Y pueriles, preferimos esconder la mano después de arrojar la piedra, eludiendo la responsabilidad por nuestras acciones, culpando a todo aquel que se cruce por delante como el autor, la mente maestra.

Podríamos argumentar que siendo pequeños somos mucho más fáciles de manipular y optamos por hacer lo que la mayoría hace; la mayoría aún no ha desarrollado una personalidad fuerte, resuelto a acatar sus propias decisiones por iniciativa propia. Podría ser que, a pesar de ser conscientes de que está mal, nos sentimos temerosos de alzar la voz en protesta. ¿Y si luego soy yo a quien apuntan con el dedo, si yo me convierto en el nuevo blanco?

Tal vez no quieras admitírtelo a ti mismo, pero pudiste ser el verdugo de otro niño, igual que tú. Tal vez convertiste lo que se suponía debían ser los días más felices de su vida en un infierno. Tal vez no lo pretendías, eras un niño después de todo y solo estabas jugando. Si es así, ¿alguna vez pensaste en buscar a ese niño y disculparte sinceramente por lo que hiciste, porque al fin comprendiste que actuaste mal?

Probablemente no. Primero necesitas ser consciente de tu falla, admitir tu culpa. Y a veces eso no es suficiente. En ocasiones necesitas experimentar por ti mismo las bromas crueles, las burlas, la violencia física y la exclusión, para tener conocimiento pleno de qué tan terrible pueden ser esos divertidos juegos de niños.

Koe no Katachi nos enseña una realidad dura, pero que se ignora. Los niños pueden ser crueles con otros solo porque creen que es divertido. El bullying se ha convertido, a día de hoy, en un problema de magnitud global que afecta a millones de niños y adolescentes alrededor del mundo.

Koe no Katachi es una historia de bullying y redención, un manga que refleja la problemática que afronta la educación en Japón; además de la presión que experimentan los estudiantes debido a su rendimiento académico, el ostracismo al que son sometidos por sus propios compañeros se ha convertido en un cáncer que ha desencadenado en el suicidio de miles de niños y jóvenes al inicio del año escolar en el país nipón.

Sin duda alguna, a través de una premisa poco tratada, la historia convoca a la reflexión, tanto a aquellos que fueron víctimas como a los verdugos.

Como quisiera que nos volviésemos a ver una vez más.

Personajes

Resultado de imagen para koe no katachi tumblr

Debido a la idealización de personajes en mangas o animes, el elenco de Koe no Katachi podría golpear duro, especialmente con una visión nefasta sobre la brutalidad de la que los niños son capaces.

Además de Ishida y Nishimiya, el manga nos introduce a Yuzuru, la hermana menor de Nishimiya; los compañeros de primaria de Ishida, Kawai, Sahara y Ueno; y Nagatsuka y Mashiba, nuevos amigos que hacen en la preparatoria y desconocen por completo la historia que rodea al grupo.

A pesar de que la mayoría desempeñe un papel secundario, es innegable que el carácter que se les otorgó no deja indiferente a nadie. Son individuos con sus propias deficiencias, quizás con defectos más notorios que sus virtudes, así que puedan producir sentimientos de antipatía o de desagrado, más que otra cosa.

Sin embargo, considero que vulnerar las pre-concepciones de un ser humano correcto fue la decisión más acertada de Ooima. Me gusta que los expusieran como lo que son, seres humanos, que cometen errores, que se creen valientes metiéndose con otras personas, pero son cobardes para admitir sus faltas, que desprecian u odian a quienes, en palabras suyas, no lo merecen, pero no pueden evitar perpetrar el sentimiento. Se enojan, ríen, lloran, se lastiman. Como todo el mundo.

Pero también son humanos porque también pueden admitir sus equivocaciones, son capaces de pedir disculpas y son capaces de perdonar. Les restriegan sus errores a los demás, pero terminan aceptando sus propias deficiencias.

Quienes mejor se desempeñan en este apartado, a mí parecer, son Ishida y Yuzuru. El primero porque a pesar de estar dispuesto a reconciliarse con Nishimiya, lo hace únicamente por el bien de ella; no cree que tiene derecho a ser feliz y, cuando baja la guarda y piensa que si podría, el pasado se estrella en su cara y reaviva su temor a que la gente, sus amigos, descubran lo que hizo y lo repudien por ello.

Yuzuru, por otro lado, tuvo que desempeñar un papel que no le correspondía: cuidar de su hermana mayor, defenderla de todas las personas que creían que era menos por su discapacidad. Yuzuru peleó contra su propia madre (una mujer convencida de que lo mejor para sus hijas era endurecer el carácter, porque no serían capaces de resistir los golpes de la vida de otra forma) para que su hermana disfrutara de cierta paz, para que recapacitara y abrazara la vida. Es mi personaje favorito del manga.

Ahora, no mencioné a Nishimiya porque aún siendo el eje en el cual orbitan el resto de personajes, es una desconocida para nosotros. Y esto no tiene que ver con su sordera, porque uno de los capítulos se centró en cómo Nishimiya entendía un mundo que no podía oír. La autora sencillamente no se enfocó demasiado en el desarrollo de su personaje, así que muchas cosas sobre ella no quedan realmente claras. Tal vez para aumentar el shock que generó el arco final, la decisión de Nishimiya, o tal vez por centrarse más en Ishida y sus conflictos internos.

Nagatsuka es un personaje simpático que le representa quizás el aspecto más alegre de la historia, con sus propias experiencias tristes y apoyando incondicionalmente a los protagonistas, especialmente a Ishida, a quien considera su primer y mejor amigo. Mashida nunca me agradó… había algo que no me terminaba de gustar, algo que no encajaba, así que está debajo en mi lista; eso sí, la escena donde confronta al docente es genial. Kawai y Ueno comparten varias similitudes, a pesar de sus obvias diferencias. Viven en su propio mundo, con sus propias reglas, negadas a aceptar sus errores pasados y que ejercen como ‘villanas’ por breves momentos porque su comportamiento egoísta y pueril solo ocasiona encontronazos y conflictos entre los personajes.

Si bien no negaré que el conjunto me gustó, considero que la problemática principal radica en lo apresurado y abrupto que puede resultar la transición o desarrollo del resto de personajes, como si repentinamente despertarán de la pesadilla y al abrir los ojos son otras personas. Kawai, por ejemplo, niega sus faltas y su propia responsabilidad hasta casi el final y, en un solo capítulo, se admite a sí misma, como individuo, reconociendo porqué hizo lo que hizo, para finalmente aceptar su porción de culpa.

El manga tenía 67 capítulos, pero me parecieron insuficientes. No porque quería continuar con la historia, sino porque deseaba un crecimiento explanado de personajes tan complejos como se plantearon estos en un inicio.

Reflexiones finales

LO BUENO

Después de todo lo ya dicho, ¿qué queda por decir?

El manga comienza con una tema que realmente merece una llamada de atención, especialmente en Japón, donde ésta problemática se suele ignorar, tanto por padres demasiado ocupados como por maestros, incapaces de solucionar el problema.

El desarrollo de la historia podría ser cuestionable. Quizás haya quienes se sorprendan por la actitud de Nishimiya, dispuesta a perdonar y aparentemente reconciliada con su propio tormento, a quienes se les estruje el corazón con las disputas entre los compañeros de clase que son incapaces de admitir sus faltas.

Koe no Katachi es un baldazo de agua fría de pura realidad. No solo en lo referente a bullying, sino también al rechazo que algunos miembros de la familia pueden experimentar por un hijo o un nieto con una discapacidad, como es el caso de Nishimiya y su familia paterna, que culpo a su madre por su sordera y le pidió el divorcio, desconociendo a su hija.

Japón podrá ser un lugar maravilloso, pero en definitiva tiene cosas que deben cambiar. Y la mejor forma de empezar es reconociendo que existe un grave problema: aleccionar la insensibilidad ante el problema ajeno y el rechazo hacia quienes son ‘diferentes’.

LO MALO

No considero que el punto más fuerte de la autora sea el romance, porque aunque esté categorizada dentro el género, yo no veía romance. Y no hablo de flores y corazones rosa, porque, despierten todos, el amor no siempre funciona así, pero… le faltaba algo, un poco más de credibilidad, de escena, de momentos.

No sé cuándo Nishimiya se enamora de Ishida, no sé cómo pasó esto. Alguien explíquenme, por favor, que no entiendo, no me cabe en la cabeza. Sí, sí, todo muy bonito, que hayan dejado su pasado atrás y pueda plantearse la posibilidad de que sean amigos, pero… no. Y la ‘relación amorosa’ entre Kawai y Mashida es un poco… forzada. Era como ver a alguien que está enamorada de otra persona, pero esa persona no parece dar muestras de que le corresponde. Y, casi sin previo aviso, ‘Ah, pues, sí, la amo’. Nada creíble, lo siento. No compro.

Creo que los sentimientos románticos mejor planteados fueron los de Ueno. El amor de niños es diferente a como se presenta cuando eres adulto, pero eso no significa que no queden resquicios de ese sentimiento una vez hayas crecido. Sin embargo, su comportamiento quizás fue un poco extremista. Una duda para los que leyeron el manga: ¿No había doctores en el hospital? Dios mío, qué show se montó ahí.

Los personajes se descarrillaron en la recta final; considero que se desarrollaron bien -algunos más que otros- en el transcurso, pero en algún punto fallamos y los perdimos a prácticamente todos. Y sobre el final… no es malo, pero esperaba algo más, algo mejor teniendo en cuenta la temática de la historia. Meh…

Y, por cierto, la historia abusa demasiado de las casualidades. Japón es un país grande, ¿saben?, con muchos habitantes. Puedes encontrarte con viejos conocidos un par de veces en la calle, pero, oh, sorpresas de la vida, todos a quien querían / no querían ver estaban rondando por la zona en el mismo instante que ellos.

Puntuación

Resultado de imagen para koe no katachi anime

 ♦ Muy bueno

Anuncios

5 comentarios en “Reseña: Koe no Katachi [MANGA]

  1. Totopo dijo:

    pues, como que tu puntuacion en tu critica negativa no se vio tan reflejada, jajajajajaj eso me deja muy en duda

    LO MALO

    No considero que el punto más fuerte de la autora sea el romance, porque aunque esté categorizada dentro el género, yo no veía romance. Y no hablo de flores y corazones rosa, porque, despierten todos, el amor no siempre funciona así, pero… le faltaba algo, un poco más de credibilidad, de escena, de momentos.

    No sé cuándo Nishimiya se enamora de Ishida, no sé cómo pasó esto. Alguien explíquenme, por favor, que no entiendo, no me cabe en la cabeza. Sí, sí, todo muy bonito, que hayan dejado su pasado atrás y pueda plantearse la posibilidad de que sean amigos, pero… no. Y la ‘relación amorosa’ entre Kawai y Mashida es un poco… forzada. Era como ver a alguien que está enamorada de otra persona, pero esa persona no parece dar muestras de que le corresponde. Y, casi sin previo aviso, ‘Ah, pues, sí, la amo’. Nada creíble, lo siento. No compro.

    Creo que los sentimientos románticos mejor planteados fueron los de Ueno. El amor de niños es diferente a como se presenta cuando eres adulto, pero eso no significa que no queden resquicios de ese sentimiento una vez hayas crecido. Sin embargo, su comportamiento quizás fue un poco extremista. Una duda para los que leyeron el manga: ¿No había doctores en el hospital? Dios mío, qué show se montó ahí.

    Los personajes se descarrillaron en la recta final; considero que se desarrollaron bien -algunos más que otros- en el transcurso, pero en algún punto fallamos y los perdimos a prácticamente todos. Y sobre el final… no es malo, pero esperaba algo más, algo mejor teniendo en cuenta la temática de la historia. Meh…

    Y, por cierto, la historia abusa demasiado de las casualidades. Japón es un país grande, ¿saben?, con muchos habitantes. Puedes encontrarte con viejos conocidos un par de veces en la calle, pero, oh, sorpresas de la vida, todos a quien querían / no querían ver estaban rondando por la zona en el mismo instante que ellos.

    tu puntjacion
    varias fresas y ♦ MUY BUENO

    y yo… khe? =V, jajajajjajajajajajajjaja, asi de miren la verdad, el final no me convencio yo esperaba mas, eso no me gusto pero esta bueno, muy bueno ajajajajajajaja

    Me gusta

    • Akiba dijo:

      Primero que nada, agradezco que te hayas detenido a leer y comentar porque no todos los visitantes lo hacen.

      Segundo, hace poco escribí una entrada explicando cómo surge la puntuación de las reseñas. Te recomendaría leerla para que entiendas de dónde sale ése ‘Muy Bueno’. https://laermitadeakihabara.wordpress.com/2017/04/29/criterios-de-calificacion/

      Tercero, entiendo -por lo que me estás diciendo- que estás ‘cuestionando’ los puntos en contra, las reflexiones finales, como si eso determinara que deba recibir una nota mala, y parece que no has leído el resto de la reseña, donde explicó cuáles son los elementos que a mí me parecen confluyen para que pueda considerarla como una buena obra.

      En un futuro agradecería mucho que “las muchas fresas” al final de la reseña no sean lo más importante para ti, por favor y gracias.

      Me gusta

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s