Reseña: Itazura na Kiss

Resultado de imagen para itazura na kiss

Sinopsis

Kotoko Aihara es un estudiante de preparatoria que está enamorada del chico más popular e inteligente, Naoki Irie. Cuando Kotoko reúne el valor para confesarle sus sentimientos, es rechaza cruelmente por Naoki enfrente de toda la escuela. Dolida y humillada, Kotoko decide olvidarse de él. Para empeorar su situación, la casa en la que recientemente se mudaron ella y su padre colapsa, dejándolos en la calle. Desamparados, son acogidos por un amigo de su padre. Sin embargo, una vez alojados, Kotoko se da cuenta que el amigo de su padre realmente es el padre de Naoki y vivirán juntos bajo el mismo techo.

Detalles

  • Director: Yamasaki Osamu
  • Estudio: TMS Entertainment
  • Demografía: Shoujo
  • Género: Comedia, Drama, Romance.
  • Tipo: Serie
  • Episodios: 25
  • Año: 2008

Antecedentes

En 1990, Tada Kaoru publicó, a través de la revista Bessatsu Margaret, la que vendría a ser su obra más conocida y uno de los mangas referentes en romance hasta el día de hoy. La historia, sin embargo, quedó inconclusa debido a la muerte de la mangaka, que falleció accidentalmente en su casa cuando realizaba una mudanza. La adaptación al anime en el 2008 concluye la historia empleando las notas que Tada escribió para sus planes sobre el final.

El director, Yamasaki Osamu, trabajó desempeñando el mismo rol en animes como Hakuouki, Terra e…, Hakkenden: Touhou Hakken Ibun y Time Travel Shoujo: Mari Waka to 8-nin no Kagakusha-tachi.

Nagasaki Yukio, el director de sonido, se encargó de Asura, Beck, Ao Haru Ride, Halo Legends, Magic Kaito, Orange, Dragon Ball Kai, Gatchaman Crowds y Fune wo Amu, producción de Otoño 2016.

El director artístico Matsumoto Hiroki se encargó de animaciones como Ame-iro Cocoa, Shikabane Hime: Aka, Shikabane Hime: Kuro y Saki. Por otro lado, la música estuvo en manos de Takanashi Yasuharu. Fairy Tail, Beelzebub, Bishoujo Senshi Sailor Moon Crystal, Gantz, Gantz 2nd Stage, Jigoku Shoujo, Mononoke, Log Horizon, Super Lovers, Naruto: Shippuuden son algunos de sus proyectos.

El estudio TMS Entertainment es la cuna de D.Gray-man, Detective Conan, Yowamushi Pedal, Yowamushi Pedal: Grande Road, Brave 10, Monster Farm: Enbanseki no Himitsu, Orange, ReLIFE, Amaama to Inazuma y el recientemente estrenado All Out!!

Preámbulo

Podría estar escribiendo una reseña sobre animes o mangas que realmente me gustan, han tenido un impacto significativo en mi vida o han sido lo mejor de lo mejor la temporada pasada. Podrían estar leyendo un artículo sobre por qué se siguen escandalizando cuando se estrena un anime con fanservice femenino o si el realismo en una historia es proporcional a su calidad.

Pero no. Yo no reseñé HunterxHunter (2011) o 91 Days y ustedes no están leyendo mi primer artículo o la segunda parte de Husbandos Forevah. No, no, no.

En su lugar, les traje una reseña de uno de los animes más nocivos, ridículos, humillantes, absurdos, estúpidos, ofensivos, irrisorios, pueriles, sexistas, incompresibles, molestos, manipuladores y una larga lista de adjetivos negativos más que he tenido la desgracia de ver y, para conmoción mía, es considerado por muchos como ‘uno de los mejores exponentes del romance’. El mundo está jodido si se piensa en esta bazofia degradante como romance. Tan jodido.

Debido a ello, me permití emplear mi valiosísimo tiempo para explicar, a través de mis clásicos reviews, por qué considero que Itazura na Kiss es una de las peores cosas que ha parido la animación japonesa.

Historia

tumblr_static_d1c84qm7k14o4ggowo88oo044

Espero que hayan leído la sinopsis, porque no pienso volver a hacer una introducción acerca de cómo Idiota Nº1 e Idiota Nº2 terminan viviendo bajo el mismo techo. Iré al grano.

Itazura na Kiss hace un espléndido trabajo de manipulación porque nos vende una relación tóxica como un romance predestinado. La trama es bastante trillada en cuando nos ofrece a ‘chica tonta’ enamorada del ‘chico perfecto en todo lo que hace’. Pueden constatar en mis reseñas previas que no estoy en contra de utilizar ciertos elementos repetitivos como base de una historia, porque no es eso lo que realmente me importa, sino cómo se desarrolla capítulo a capítulo hasta desligarse de su origen, independizándose, y construyendo por sí mismo un nombre.

Sin embargo, Itazura na Kiss es de esos animes desaventurados con un comienzo lamentable y un progreso indigesto. Cada episodio equivalía a una patada directa en los ovarios porque me parecía inconcebible semejante despliegue de infamia. De antemano, es meritorio señalar la problemática que existe en torno a una gran cantidad de mangas shoujo enfocados principalmente en el romance adolescente –para un público adolescente- que idealiza una situación donde la mujer está subordinada a un personaje masculino que la supera en todos los aspectos: intelectual, económica y físicamente. Lo hemos visto en una gran cantidad de animes y mangas, pero también en diferentes medios, como la televisión, el cine o la literatura; no es un problema cultural, hablando de Japón, porque está extendido en gran parte del mundo. Y es verdaderamente preocupante que se alabe una relación dañina y dependiente como el epitome del verdadero amor.

Itazura na Kiss falla estrepitosamente desde el comienzo y, a partir de ahí, desciende hasta los avernos. En determinado punto –quizás los cinco primeros minutos-, puedo ser comprensiva con la situación que se presenta, en lo que refiere al drama romántico. Kotoko decide declararse al chico más popular de la escuela, pero es rechazada porque simple y llanamente Naoki nunca la registró; no tienen nada en común en la escuela –ni clases compartidas ni amigos-, así que no es sorpresa que él se rehúse a aceptar sus sentimientos. Por supuesto, la comprensión desaparece cuando Naoki se revela como un bastardo y humille a Kotoko públicamente. Una y otra vez.

La primera opción de Kotoko es olvidarse de él, lo que me hizo pensar en ella como una protagonista no-tan-tonta. Por supuesto, el anime hace uso de las ‘convenientes casualidades’, así que, después de unas infortunadas circunstancias, Kotoko y su padre terminan viviendo con la familia de Naoki. En la lógica de la historia, la convivencia impedirá que Kotoko supere sus sentimientos románticos porque está forzada a convivir con Naoki todos los días. Claro que sí, claro que sí, claro que sí…

En éste punto –ojo, que seguimos hablando de los primeros capítulos-, perdí toda la esperanza en el anime. Primero porque Kotoko se percata del patán que es éste hombre, pero, por alguna razón que aún no consigo entender, su amor unilateral no muere, sino que aflora aún más. Después de todo, Naoki no es ‘tan malo y frío’ como uno piensa en un principio. Esto puede traducirse como:

Naoki es un miserable el 99% de las veces que aparece en la pantalla, pero ése 1% restante es lo importante porque llega a ser considerado con algunas de las necesidades o peticiones de Kotoko… a las que accedió por chantaje, pena o insistencia de su madre.

Pero, hey, peor es nada, ¿verdad?

Y segundo porque la característica que llamó mi atención cuando descubrí la existencia de este anime fue la línea de tiempo que, supuestamente, iniciaba en la época de preparatoria y, progresivamente, iba explorando la vida en pareja de Kotoko y Naoki, como estudiantes universitarios hasta convertirse en miembros productivos de la sociedad, para finalmente forjar su propia familia. Nadie me avisó, por desgracia, que el anime quema etapas para acelerar el proceso. ¿Cómo? Pues…

Naoki experimenta un repentino deseo de posesión a raíz de los celos y decide que, después de rechazar a Kotoko y burlarse de sus sentimientos, en el fondo él también la ama. Por supuesto, cómo no lo vimos, si es que era tan obvio. Naoki se enamora de ella –en algún momento, por algún motivo que desconocemos- y, tan inteligente y práctico como ninguno, decide ahorrarse la época de cortejo y noviazgo para ir de lleno al matrimonio, sin petición previa ni aprobación de su pareja ni la certeza de una relación duradera. Amor verdadero, le dicen. Claro que sí, claro que sí, claro que sí…

Románticos incurables, me perdonarán, pero Naoki y Kotoko no son el epítome del amor. Ellos han desarrollado y alimentado todo menos una relación sana que no debería ser admirada ni ansiada por nadie jamás.

A pesar de todo lo ya dicho, no he abarcado en su totalidad la seguidilla de errores que comete Itazura na Kiss a lo largo de sus 25 insoportables episodios; sin embargo, no planeo abocarme en detalle a cada uno de ellos porque, uno, no extenderé la reseña innecesariamente, y dos, porque este anime se merece un análisis exhaustivo para determinar qué carajos estaba pensando todo aquel miembro que pertenecía al staff cuando decidieron producir semejante bodrio.

Por supuesto, eso no significa que perdonaré sus falencias más evidentes: la comedia repetitiva y el drama barato. Sobre el primer punto, el anime abusa demasiado de la estupidez y torpeza de Kotoko como fuente de comedia. Más temprano que tarde resulta cansino observarla fallar una y otra vez en todo lo que se propone hacer; el anime prácticamente la presenta como una incompetente que carece de cualquier habilidad y ralla la inteligencia límite. No me pareció divertido ni tampoco adorable, y Dios sabe cuánto me gustan los personajes de mente simple, pero –el grande pero- ellos poseen algo que Kotoko no: carisma.

Y sobre el segundo punto, considero que Itazura na Kiss tomó prestado lo peor del shoujo, es decir, sus limitaciones. Si bien no es una característica universal de todo contenido romántico, es indiscutible que las peripecias de los enamorados sean el foco principal en algún momento de la historia. La problemática puede variar de obra a obra así como también cuánto tiempo se destinará a solucionar dicho problema. Algunos mangas y animes manejan ésta temática mejor que otros, pero Itazura na Kiss se estanca en un solo punto: la constante indiferencia de Naoki hacia Kotoko. Y cuando digo constante me refiero a todo el anime. Antes de su relación, durante su relación, después de su matrimonio, durante su etapa universitaria y su intrusión al mundo laboral. Este tinte dramático es avivado por la presencia de hombres que son mejores prospectos a pareja que Naoki –hasta una piedra sería mejor pareja, si me permiten añadir- y mujeres que pretender encarnar a una amenaza para el ‘feliz’ matrimonio. Esto se repite demasiado para un anime de tan corta duración, lo que demuestra -una vez más- su pobreza argumental.

Personajes

Resultado de imagen para itazura na kiss characters

Here we go…

Los personajes son el pilar de cualquier historia. Independientemente de que la trama tenga potencial o no, si carece de protagonistas que puedan suplir sus deficiencias o fortalecer sus cualidades, los resultados serán mediocres. Itazura na Kiss demuestra ser mucho más que nefasto en el sentido que los personajes no pueden revertir el efecto nocivo de su historia y, para más inri, lo empeoran.

Me gustaría comenzar señalando –de nuevo- que se promocionó que el anime abarcaría diferentes aspectos de la vida de pareja de Kotoko y Naoki. Si bien ya mencioné que la historia desecha algunos momentos importantes para la construcción de una relación desde sus cimientos, no profundicé en cómo éste proceso afectó a los personajes. Y la respuesta es: en nada.

Sí, tal cual, porque podría sintonizar cualquier episodio del anime, verlo completo, para después elegir otro, de forma completamente aleatoria y, salvo algunas pequeñas diferencias, no me tomaría ni cinco minutos constatar que el desarrollo personal es inexistencia, en especial si hablamos de los protagonistas.

Kotoko y Naoki atraviesan por diferentes etapas en su vida, pero no cambian ni maduran ni mejoran. Nada. Están casados, sí, están trabajando, sí, forman su propia familia, sí, ¿pero de qué sirve que un personaje realice ‘x’ o ‘y’ tarea para demostrar su ‘paso a la adultez’ si en el fondo sigue siendo el chiquillo de secundaria cuya única preocupación era enamorar a la persona más popular de la escuela?

Al final del episodio 25, Kotoko continúa desempeñando el mismo papel que se le ha adjudicado desde el comienzo: una chica infantil, tonta, torpe, insegura, descuidada y enamorada perdidamente de Naoki, otro perfecto calco de su versión de preparatoria. Sigue siendo indiferente y manipulador. Nada ha cambiado, ni el paquete ni el contenido, así que no entiendo por qué se empeñan en presentar a Itazura na Kiss como un ‘historia que muestra las diferentes etapas de su vida en pareja’ cuando en realidad parecen dos jóvenes adolescentes que están jugando a la casita.

Y sí, ya lo he mencionado hasta el hartazgo, pero creo que nunca podré superar el estupor que me produjo éste anime por la dinámica entre Kotoko y Naoki. Ella no puede hacer nada sin pensar primero en cómo mantenerse cerca de él, literalmente. Las decisiones que toma sobre su futuro profesional, se basan primero considerando lo que él hará. Y el anime no oculta sus intenciones, es más, los propios personajes la cuestionan por dirigir su vida entorno a Naoki. Suma dos más dos y tenemos a una protagonista dependiente emocionalmente de su pareja e incapaz de imaginar una vida donde no lo ame, porque si no puede tenerlo se quedará soltera para siempre. Palabras suyas, no mías.

Del otro lado, tenemos a Naoki… no sé por dónde comenzar. Humm…

Leí comentarios recurrentes sobre cómo Naoki había cambiado por el amor de Kotoko. Honestamente, no sabía si reír o llorar. No, en serio. Primero que nada, repasemos: Naoki no cambia. El amor de Kotoko no produce una transformación mágica. Su personalidad continúa, su comportamiento hacia Kotoko también. Yo dudo –y no creo ser la única- que él realmente la ame. Personalmente, considero que su decisión por aceptarla como pareja fue motivada más por los celos y un sentido de posesión ante la posibilidad de que ella inicie una relación con otro hombre que por cualquier otro motivo. Naoki la manipula constantemente, sabe lo que tiene hacer y decir para que ella actúe como quiere. No consigo comprender cómo funciona la mentalidad de Kotoko porque en determinados momentos ha llegado a demostrar carácter, pero nunca ha sido capaz de plantarle la cara a Naoki por más de cinco minutos porque inmediatamente él hace o dice algo y ella se pierde en lo hermoso que es él y en cuánto lo ama y el problema se fue con el viento.

Bueno, yo no seré una experta en las relaciones de pareja, pero me parece que es sumamente importante que prime la comunicación y el respeto mutuo antes que nada. Por supuesto, qué sé yo de la vida y del amor, ignórenme.

La limitación de los personajes no se detiene en el par de idiotas ‘enamorados’, sino que se extiende como una plaga hacia el resto del elenco. La familia Irie-Aihara no se queda atrás. Yo los llamó ‘los entrometidos número uno’ y ‘el padre ausente’, respectivamente. Como secundarios funcionan… más o menos. No son extraordinarios y tampoco llegas a desarrollar lazos con ellos a pesar de que ocupan el segundo lugar en tiempo en pantalla. La madre de Naoki, Noriko, es quien más interviene, no solo como mediadora en la relación entre su hijo y Kotoko, sino en el anime en general. La mujer apoya en la comedia, a pesar de que podría considerarse desagradable por inmiscuirse demasiado en las vidas de otras personas. La perdono porque ella es consciente de cuán desabrido puede ser su hijo.

Si bien no son mis personajes preferidos, creo que el resto de secundarios confluyen para hacer el anime un poco menos desastroso. No, esperen, ¿el resto? Cierto, cierto. Itazura na Kiss renueva personajes secundarios cada cierto tiempo, así que no tenemos una planilla fija. Las amigas de la preparatoria de Kotoko y Naoki, sus compañeros de universidad, otros tantos, aparecen y desaparecen y somos incapaces de apreciar algún avance, un progreso, una mejora en algún aspecto de sus vidas que no resuman en cuatro, seis minutos, quizás un poco más. Es una pena –no, en realidad no- porque había material que podía explotarse y, de nuevo, algunos secundarios me parecían superiores a Naoki, como, por ejemplo, Keita, quien después de su brevísima incursión como la tercera punta del triángulo, es relegado a un simple terciario y, luego, al abandono total.

(¿No hubiera sido más interesante si la historia tenía como protagonistas a Christine y Kinnosuke? Dudo que fuese una joya, pero había algo ahí. Me parecían una mejor pareja que los otros porque eran… más interesantes. Por supuesto, eso no es mucho decir).

Animación

Para no desentonar con la historia, la animación es malísima. No por su simplicidad (que hay animes que no se enfrascan en detallar hasta las ramas del árbol de la esquina y son buenos), sino que la palabra ‘consistencia’ no existe para TMS Entertainment. Parece que no les importa si la cara se puso chueca de repente o si parece que a los personajes se les rompió un brazo o ambas piernas o si los ojos están a la altura de la nariz.

¿Qué pasó aquí? El problema no es el diseño de los personajes, evidentemente influenciado por el estilo de los ’90 (que quizás es lo único que se salva de la hoguera porque malo, malo, no es); el problema es la adaptación del manga. Casi parece como si los productores hubieran estado seguros del éxito del anime y restringieran el presupuesto al mínimo, lo indispensable. Retrocedan y comprueben por sí mismos el año del estreno. Para la fecha, ya teníamos animes con una calidad de animación superior.

Música

El contenido fue horrible, ya lo dije, pero el apartado musical hizo un poco más llevadero ésta experiencia. Personalmente considero que el único opening, “Kimi, Meguru, Boku” de Motohiro Hata es acertado para un shoujo de romance, por su melodía alegre, animada y un tanto infantil, pero funciona. No es mi OP favorito, en definitiva, pero consigue defenderse. No puedo decir lo mismo de sus endings. “Kataomoi Fighter” de GO!GO!7188,  no me gustó en lo absoluto y “Jikan yo Tomare” de AZU consigue subir un poco el nivel. “Kimi, Meguru, Boku” funcionó también como canción de cierre y únicamente porque representa el  final de Itazura na Kiss subió algunos puntos en mi escala.

Sin embargo, es su OST lo mejor que el anime tiene para ofrecer. No es excelente, pero en términos de ambientación funciona.

(Elegí YouTube porque me niego a incluir nada relacionado con Itazura na Kiss en mi lista de reproducción de SoundCloud. Agradézcanle al alma caritativa que se tomó la molestia de subir el OST a internet, porque yo no iba a hacerlo. Definitivamente).

Reflexiones finales

LO BUENO

Ehhh… ¿La música?

Seré sincera: el único motivo por el cual decidí realizar ésta reseña -y, por lo tanto, soporté a pura fuerza de voluntad todo el anime- fue porque consideré que incluso los productos malos, terribles y nefastos como éste, pueden servir para un propósito.

A título personal, puedo aseverar que Itazura na Kiss me abrió un poco más los ojos en cuanto al uso y abuso de ésta temáticas en el shoujo, por la imagen que se proyecta para un público joven que idealiza éste tipo de relaciones tóxicas como el equivalente al verdadero amor.

Probablemente, Itazura na Kiss contribuyó a mi vida otorgando algunos minutos para reflexionar. 

LO MALO

T-O-D-O lo que no esté aquí arriba. ⇑

Itazura na Kiss es un anime que enseña a las jóvenes que no importa cuán mal te trate un hombre, cuánto te humille y haga sufrir, al final todo tu dolor, tus lágrimas y tu dignidad pisoteada, todo habrán valido la pena porque se quedará contigo y te dirá que te ama, a pesar de no te lo demuestra y en realidad parece que eres más su trofeo que su pareja.

¿No es eso genial, chicas? ¿Quién quiere un compañero que te respete y te aprecie sinceramente cuando puedes tener a un frío bastardo manipulador que te considere de su propiedad y haga que toda tu vida se mueva alrededor suyo?

Simone de Beauvoir estaría tan orgullosa.

Puntuación

Resultado de imagen para itazura na kiss gif

 ♦MUY MALO

Anuncios

3 comentarios en “Reseña: Itazura na Kiss

  1. Urdska dijo:

    He aguantado hasta el capítulo 4, y ni lo he terminado. Cada uno de los capítulos es una porquería machista de las peores que he visto. Así que para confirmar mis sospechas y ver si por casualidad mejoraba más adelante, he buscado reseñas con un criterio objetivo y feminista, y he encontrado esta. Gracias por informarme y evitar que siga sintiéndome insultada como mujer con esa basura de anime. Lo empecé a ver también porque todo el mundo hablaba maravillas de él, y me ha revuelto las tripas. Acabo de descubrir tu blog y buscaré en él recomendaciones 🙂

    Me gusta

Deja un comentario. Es gratis ლ(╹◡╹ლ)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s